NBA | BLAZERS 124 - JAZZ 107

Huracán Lillard: "Está en la conversación por el MVP"

Es el jugador más en forma de la Liga y consigue otro partido de 50 puntos (51+12 y 9 triples). Nadie había hecho lo que él en los últimos seis encuentros.

Huracán Lillard: "Está en la conversación por el MVP"

El 17 de enero se formó un huracán en Dallas de nombre Damian Lillard. Aquel día el base de los Blazers no impidió la derrota de los suyos a pesar de los 34 puntos y las 10 asistencias con las que acabó el partido. Pero aquello fue un primer aviso de lo que se avecinaba. Al día siguiente en Oklahoma firmó otros 34 tantos y 6 pases de canasta, con una nueva derrota en el bolsillo. Después de eso ha jugado seis encuentro (5-1 para los Blazers) con unos números nunca vistos en la historia de la NBA. Está promediando 45 puntos y 10 asistencias, además de haber metido al menos 6 triples cada noche, algo que tampoco había hecho nadie durante seis encuentros consecutivos.

Por medio han quedo un partido de 61 puntos con 11 tiros de tres y otros dos por encima de 50. El de esta noche sin ir más lejos ha sido uno de ellos. A los Jazz les ha hecho 51 con 12 asistencias y 9 triples. En este tiempo ha metido 49 de los 86 lanzamientos desde el perímetro que ha intentado, rozando el 60% de acierto. Una absoluta animalada. Cuando le preguntan cuál es su secreto, esto es lo que dice: "Simplemente sigo mi rutina. No sé si la gente es consciente de lo fácil que es perderla una vez empieza la temporada, por viajes, temas personales, comienzas a sentirte cansado... Tener una rutina es indispensable para rendir en la pista".

Eso está muy bien, pero algo más tiene que haber, porque no será el único que tenga una rutina durante el año. Quien le haya visto jugar, y no necesariamente ahora que está en su pico más alto de forma, sabrá que estamos hablando de uno de los jugadores más especiales de la Liga por condiciones y talento. Y también por mentalidad, ya que ha dejado claro con sus palabras y sus actos que su intención es triunfar en Portland, aunque el anillo se vea más cerca desde otras ciudades que bien le podrían tentar. Su afición, claro, está encantada con él y en los últimos tiros libres que lanzó antes de irse al banco a poco más de dos minutos para el final le dedicaron el cántico de "¡MVP, MVP!".

Donvan Mitchell, estrella rival y máximo anotador de los Jazz (25) está de acuerdo con esa afirmación: "Está en la conversación por el MVP en mi opinión. Entendió cuál era la situación del equipo respecto a los playoffs con todas las lesiones que han tenido y ha tomado la responsabilidad de llevarles hasta donde se supone que tendrían que estar en una situación normal. Va embalado, no hay quien le pare ahora mismo".

Para los Jazz supuso su cuarta derrota consecutiva y aunque parezca mentira es su peor racha de la temporada. Hace una semana parecían imparables, llegando a situarse segundos del Oeste, y ahora se han desinflado. Es la tercera vez que un jugador les hace 50 o más puntos en lo que va de curso y los Jazz comienzan a dar síntomas preocupantes en la parte defensiva, un aspecto del juego que en la últimas temporadas parecía ser su fuerte. Mike Conley volvió al equipo titular con un 22+4+4 en 30 minutos y los de Utah pelearon hasta el 68-65. A partir de ahí todo lo bueno llegó de parte de los locales, que ya tienen a Jusuf Nurkic entrenado y que con un Lillard a este nivel pueden dar más de un susto si consiguen meterse finalmente en la post temporada.