NBA

Markkanen: el año perdido de la joya europea de Chicago Bulls

El ala-pívot finés atraviesa un momento difícil en la franquicia de Illinois y una lesión le ha sacado de las canchas de cuatro a seis semanas.

Lauri Markkanen ante Karl Anthony Towns.
Kamil Krzaczynski USA TODAY Sports

Los Chicago Bulls no viven un momento fácil, se encuentran en una temporada que, a priori antes de su comienzo, parecía elevar el nivel hasta alcanzar los playoffs, y en estos momentos, tras la victoria de anoche ante los San Antonio Spurs (110-109), son novenos, con 19 victorias y 30 derrotas.

La plantilla es más completa que el año pasado, con fichajes como el de Thaddeus Young, la elección de Coby White, o la previsible explosión de jugadores como Wendell Carter Jr. (que sí ha demostrado haber mejorado) o Lauri Markkanen. De este último hablaremos a continuación.

El ala-pívot finés está atravesando un momento delicado. En su tercer año como jugador de la NBA, su juego parece haber bajado un nivel respecto al año pasado, todo lo contrario a lo que se esperaba.

Estadísticas 2018-2019: 18.7 puntos, 9 rebotes, 1.4 asistencias, 0.6 tapones, con unos porcentajes de 43% en tiros de campo y 36.1% en triples.

Estadísticas 2019-2020 (hasta el momento): 15 puntos, 6.4 rebotes, 1.5 asistencias, 0.4 tapones, con unos porcentajes de 42.4% en tiros de campo y 34.4% en lanzamientos de tres.

Como muestran las estadísticas, Markkanen ha bajado el rendimiento y los Bulls lo están echando de menos. Sus puntos eran más que necesarios en la franquicia de Illinois, y más siendo la supuesta segunda espada del equipo por detrás de Zach Lavine.

Ahora, la histórica franquicia tendrá que esperar entre cuatro y seis semanas para volver a ver jugar al europeo a causa de una reacción por estrés en su parte derecha de la pelvis. Se estima que estará fuera durante 10 de los 36 partidos que le restan de fase regular a los Bulls. A finales de febrero se procederá a hacer más estudios.

Pero, ¿por qué ha bajado su rendimiento Lauri Markkanen? Todo apunta a su entrenador, Jim Boylen, quien no ha conseguido dar con la tecla para poder disfrutar del juego de todas sus estrellas. El perfil de Lauri es perfecto para un jugador de la NBA actual, sin embargo, Boylen prefiere alejarle del rol en el que se sentía más cómodo -como ocurre con varios jugadores- y esto ha provocado más de una discusión entre el vestuario y el entrenador.

La mala suerte con las lesiones podría ser otra de las causas, y es que apenas han podido disputar nueve encuentros entre las cuatro piezas principales (Zach Lavine, Otto Porter Jr, Lauri Markkanen y Wendell Carter Jr.) desde que Otto Porter llegase en febrero del 2019. Se trata de un caso muy distinto a lo habitual pues ninguno de estos jugadores ha alcanzado los 26 años de edad.

33 partidos les quedan por jugar a estos Chicago Bulls que aspiran aun a meterse en los playoffs en una Conferencia Este muy disputada.