NBA | SAN ANTONIO SPURS 107-MIAMI HEAT 102

San Antonio aprieta para llegar a su 23ª playoff seguido

La franquicia texana, novena en el Oeste, gana a Miami en un partido resuelto en los instantes finales. Aldridge anota 21 puntos y DeRozan, 20.

DeMar DeRozan anota una canasta esta temporada.
John E. Sokolowski USA TODAY Sports

San Antonio Spurs venció esta pasada madrugada a Miami Heat (107-102) un partido que se decidió por la mínima y en los instantes finales. Un 2+1 de LaMarcus Aldridge y un triple de Marc Belinelli (2 de 5) sentenciaron un choque que tuvo en el ala-pívot texano a uno de sus máximos anotador junto a Bam Adebayo. Ambos cerraron el enfrentamiento con 21 puntos. El pívot del equipo de Florida añadió además 16 rebotes y 6 asistencias. DeRozan acabó con 20 tantos, 9 capturas y 9 pases de canasta, mientras que Goran Dragic y Kendrick Nunn hicieron 19 y 18, respectivamente, en un choque en el que ambos conjuntos estuvieron soberbios en el tiro con más de un 40% en el lanzamiento: los Spurs llegaron al 42,2%; y los Heat, al 43%.

Este triunfo es el quinto en diez partidos para los hombres de Gregg Popovich y un impulso fundamental para mantenerse en la carrera por los playoffs. En estos momentos, son 9ª de la Conferencia Oeste, a tan solo un partido y medio de unos sorprendentes Grizzlies, octavos. Memphis es la principal puerta de entrada a la postemporada porque Oklahoma City Thunder, séptimo, tiene una ventaja (salvable pero complicada) de tres y medio con respecto a los de Tennessee. Si los texanos atraviesan esa meta no será una clasificación normal: se convertirían en el primer equipo de la historia en hacerlo en 23 temporadas consecutivas.

La actuación de DeRozan

Y todas ellas con Pop en el banquillo, que desde que accedió al banquillo de los Spurs solo se ha quedado una vez fuera de la fase por el título: en 1997, cuando cogió las riendas de San Antonio a mitad de un curso que acabó con la selección en el draft de Tim Duncan. El resto, como se dice, es historia. Una con cinco anillos de la NBA. Los únicos de una franquicia que ya no cuenta entre sus filas ni con su victoriosos Big Three ni con Kawhi Leonard. Doble mérito cuando todos te llevan dando por muerto años y años y años.

El encuentro que disputaron contra los de Spoelstra (otro genio del banquillo) fue duro, competido y sin un dominador claro. Los Heat comenzaron con fuerza gracias al acierto desde el perímetro de Robinson, que anotó sus únicos cuatro triples en el primer periodo (del 4 de 5 inicial al 4 de 10 final). San Antonio, con DeRozan, Aldridge y Mills a pleno rendimiento, dieron un pequeño estirón en el segundo cuarto, situándose 12 puntos arriba (55-46). Antes del descanso, los de Florida ya habían reducido la ventaja a solo 6 (60-54) y dieron la vuelta al marcador nada más volver de vestuarios tras una canasta de Adebayo (64-65). El tira y afloja llegó hasta los últimos tres minutos del duelo cuando los Spurs lograron tomar una mínima ventaja que finalmente fue decisiva.