ACB | VALENCIA 82 - MURCIA 62

El Valencia arrolla a UCAM Murcia y consuma su venganza

Los 'taronjas' cierran su cuarta victoria en siete días y se toman la revancha tras la victoria de los de Sito Alonso en Murcia, en la que hubo de todo.

El Valencia Basket afrontó el encuentro con la vuelta de Bojan Dubljevic, y con las ausencias de Maurice Ndour y Joan Sastre, que causaron baja por gripe, consecuencias de la gira rusa, con la ambición de tomarse revancha tras la derrota en la primera vuelta, con victoria murciana (97-95) en un final agónico tras una dura prórroga aprovechando la inercia de los últimos partidos. El objetivo era manifiesto: frenar a Askia Booker (14 puntos y 6 de 13 en tiro) y Jarell Eddie (8 puntos para 3 de 14). Fundamental la defensa de Guillem Vives y Aaron Doornekamp a los americanos de UCAM Murcia. Y, pese a surgir las figuras de Giannoulis Larentzakis (9 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias para 16 de valoración) y Kyle Hunt (10 puntos y 5 rebotes), los de Jaume Ponsarnau se llevaron un encuentro que dominaron en todo momento por 20 puntos de diferencia. Louis Labeyrie (16 puntos, 7 rebotes y 20 de valoración) fue el más destacado de los taronjas en un gran encuentro colectivo. Incluso debutó en las filas de los locales Tomas Pavelka, pívot eslovaco de la generación del 2000. Cuarta victoria en siete días para los valencianos.

El partido arrancó con un duelo entre Jordan Loyd y Askia Booker (ambos cinco puntos en los primeros instantes). Si bien es cierto que el escolta del UCAM, segundo máximo anotador de la Liga Endesa, estaba sometido a una intensa defensa por parte de los de Jaume Ponsarnau con un excelso Guillem Vives. Su socio, Jarell Eddie, se mostró infranqueable en defensa, pero errático en el tiro gracias a la defensa de Aaron Doornekamp. Y, a las primeras de cambio, machacó Dubljevic, demostrando que su tobillo ya está en perfectas condiciones. Su presencia en pista cortó la sangría en el rebote de los últimos encuentros (6 en el primer cuarto). El plan de los taronjas salía a la perfección pero el encuentro se desarrollaba en la igualdad (11-9) entre una asfixiante defensa de ambos conjuntos, hasta que aparecieron las segundas unidades. Ahí Louis Labeyrie (7 puntos) se erigió en la referencia ofensiva del encuentro desde el banquillo. Por parte de los murcianos, sólo Dino Radoncic (2) encontró canasta. Así se fraguó la primera distancia (21-13).

En el segundo cuarto se abrió la veda. Hunt y Sakota mantenían con vida al UCAM (27-17). Pero comenzaron a surgir las figuras de Brock Motum y, sobre todo, Fernando San Emeterio. El cántabro tiró de clase para abrir brecha (31-17, +14, la máxima del encuentro) obligando a frenar el encuentro a Sito Alonso. En la reanudación, los murcianos cometieron la sexta pérdida del partido. Mientras, Guillem Vives con un triple (50% del equipo ese tramo), un robo y una canasta aumentaba la distancia a 18 puntos. Volvía a pista Booker, y con él la artillería defensiva del Valencia Basket. La intensidad taronja no daba tregua, y otro robo de Loyd hacía hacer crecer la renta a 21. Hasta que Eddie, la pesadilla de la primera vuelta pero poco fino en el tiro en La Fonteta, anotó dos triples para cerrar el cuarto, el último sobre la bocina, y reducir distancias (44-30). Parecía un atisbo de reacción, pero el Valencia no daría opción.

Tras el paso por banquillos, Sam Van Rossom aparecería por primera vez en escena y hubo otro intercambio de canastas entre Booker y Loyd. El californiano del UCAM (14) anotaría sus últimos puntos del encuentro. Incluso Loyd se sumaba a la defensa al segundo máximo anotador de la competición. El ex de Toronto se motivaba en dicho emparejamiento. Mientras, San Emeterio seguía, poco a poco, en su línea ascendente y devolvía el marcador a un cómodo 54-35, para sumar 10 puntos en su casillero. Una antideportiva de Loyd sobre Giannoulis Larentzakis, ausente en la primera mitad, activaría al griego. Él y un combativo Kyle Hunt mantuvieron las esperanzas de los de Sito Alonso. El partido se endureció por momentos. En ese contexto, Labeyrie (16 puntos y 7 rebotes) y Dubljevic (7 puntos y 9 rebotes) hicieron mella en la pintura pese a la insistencia de un Hunt que se hizo un hueco en el partido a base de intensidad en ambos lados de la cancha (10 puntos y 5 rebotes). Con 65-48, los locales seguían controlando el encuentro.

Las cosas no comenzaban de cara para el UCAM. El fallo en el triple de los murcianos (24%) era la gran losa a batir y Motum, sólo desde el perímetro, devolvía la distancia de 20 puntos al marcador (68-48). No era el mejor arranque para la reacción. Respondió Larentzakis, que fue el mejor de los visitantes tras el paso por vestuarios. Comenzaba un festival de triples con Labeyrie y Radoncic como invitados (71-56). Mientras, Booker volvía a pista pero se dejó los puntos en el vestuario. En su primera acción, Vives le frenó con un gorro haciendo valer su envergadura. No volvió a anotar. Motum y Abalde abrían brecha en el tramo final y ya con el encuentro resuelto tuvo sus primeros minutos en ACB Tomas Pavelka (pívot eslovaco de la generación del 2000). A falta de 35 segundos, Rojas no frenó sus instintos y fue eliminado por faltas tras impactar con Vives. Con la técnica, Pavelka se plantó frente a la línea por primera vez en su carrera (80-62). Falló el único tiro. Vives cerró el marcador sin fallo en los tiros libres, y el encuentro.