NBA

Borrego rectifica con Willy: "Se ha merecido una oportunidad"

"Es un lujo tener a un jugador así, que sigue preparado aunque no esté en la rotación". El pívot reconoce que han sido meses difíciles: "Echaba de menos jugar".

Borrego rectifica con Willy: "Se ha merecido una oportunidad"
GEORGE FREY EFE

Willy Hernangómez tiene 25 años y persigue desde 2016 su sueño NBA. Desde luego el trayecto no está siendo fácil, ni lo va a ser en los próximos meses, rodeado de incertidumbre y camino de ser agente libre sin restricciones el próximo verano (esta temporada percibe 1,55 millones de dólares). Para tener hueco, en Charlotte o en otra franquicia, necesita minutos. Y no los ha tenido, ni siquiera en un año en el que la salida de Kemba Walker lanzó definitivamente hacia la reconstrucción a unos Hornets que tratan de ver qué pueden obtener de sus jugadores jóvenes de cara al futuro mientras apuran contratos que han sido un lastre (Kidd-Gilchrist, Marvin Williams, Biyombo...).

Sin embargo, Willy ha reaparecido en la rotación de su equipo en los últimos partidos, una gira por el Oeste en la que los Hornets han acumulado derrotas por pecados (muchos de juventud) en los últimos cuartos de duelos igualados. Con ese sabor agridulce, los de Carolina vuelven a casa para jugar contra los Magic antes de marcharse a París para disputar el partido en suelo europeo contra el mejor equipo de la temporada, Milwaukee Bucks. Y lo hacen con Willy en unas medias de 11,3 puntos y 5,3 rebotes y un 14/16 en tiros en tres partidos en los que ha tenido casi 13 minutos en pista de promedio, un mínimo de continuidad con la que ha demostrado que, tal vez, la segunda parte de la temporada pueda ser mejor para un jugador que ha tenido que pasar por otro tramo decepcionante tras proclamarse campeón del mundo con la Selección española en China.

Él agradece la oportunidad y se prepara para lo que venga a partir de ahora: "Obviamente ha sido un tramo muy difícil para mí, no poder jugar y ayudar a mis compañeros... He intentado seguir trabajando duro, todos los días. Estar seguro de que iba a estar preparado si llegaba la oportunidad de jugar. En estos partidos ha llegado, y creo que he demostrado que estoy listo para jugar, para ayudar al equipo. Echaba de menos jugar, divertirme con mis compañeros... ahora voy a seguir trabajando con la misma idea, y a ver qué pasa. Intento aportar lucha, sacrificio, rebotes, ayuda para que mis compañeros anoten más fácil... me he esforzado mucho para ser mejor en defensa porque sé que ese ha sido mi punto débil durante estos años. Ahora soy más agresivo, intento taponar, dificultar más tiros del rival, poner más fuerza...".

Y lo mejor para el pívot español es que su entrenador, James Borrego, ha tomado nota de su trabajo y su actitud: "Se ha ganado la oportunidad de jugar. Ha estado fuera de la rotación, sin poder participar, así que le doy mucho crédito por cómo ha seguido trabajando y se ha mantenido preparado para ayudar cuando hiciera falta. Está siempre en la sala de pesas o trabajando con nuestros asistentes, mejorando su juego, haciendo partidillos de cuatro contra cuatro y cinco contra cinco.... se merecía una oportunidad y la está aprovechando, ha sido muy productivo. Es un lujo tener a jugadores y a asistentes así, que siguen trabajando todos los días para estar listo para el equipo. Lo que ha hecho Willy tiene mucho mérito".