NBA | LAKERS 128 - CAVS 99

Fiesta en Los Ángeles con récord de LeBron y locura con Howard

Novena victoria seguida de los angelinos, que no pierden desde el día de Navidad. LeBron supera a Isiah Thomas en la lista histórica de asistencias.

La sensación ahora mismo es que nada puede parar la fiesta de los Lakers. Los angelinos llevan nueve victorias seguidas y no pierden desde que lo hicieran el día de Navidad ante los Clippers. Ni la baja de Davis, ni las visitas a Oklahoma y Dallas, ni unos Cavs que venían de ganar en Denver y que dieron un susto a más de uno en la primera parte. Nada. Ahora mismo la maquinaria púrpura y oro funciona a la perfección. Y eso que no contaron una vez más con Anthony Davis ni, esta noche tampoco, Rajon Rondo. El base venía de jugar uno de sus mejores partidos del año ante los Thunder.

Dio igual. Y no será porque no lo pasaran mal. En la primera mitad y a lomos de un Kevin Love que dio una exhibición de tiro durante algunos minutos (21+11 al final) los visitantes llegaron a tener una ventaja de 14 puntos. La rebelión duró lo que LeBron James tardó en ponerse el mono de trabajo. La temporada del Rey está siendo digna de MVP (veremos si Giannis le deja) y ante su ex equipo firmó 31 puntos y 8 asistencias. Con esos pases de canasta supera a toda una institución como es Isiah Thomas en el octavo puesto de la lista de asistentes históricos. LeBron luce un casi impecable 14-1 frente a los Cavs, a los que les ha hecho al menos 25 puntos las últimas nueve veces que ha jugado contra ellos. Es la racha más larga de cualquier jugador ante el equipo con el que debutó en la Liga.

El otro nombre del día, y no es la primera vez que pasa, fue Dwight Howard. En su temporada de regreso de los infiernos deportivos en los que se había instalado hacía ya demasiado tiempo, el de anoche es uno de los partidos que hay que subrayar. Logró su récord de anotación (21) y de rebotes (15) de lo que va de curso. Y para no faltar a lo que a este paso se puede convertir en tradición, también metió un triple. Fue en el último cuarto, con el partido resuelto, y la grada se volvió literalmente loca. Ya lleva 3/5 desde el perímetro. Tres triples que son justo un tercio de los que ha metido en toda su vida. Pero es que a los Lakers les han tocado con una varita y cualquier cosa parece posible. Incluso que Superman se vuelva triplista. Ver para creer.