CHAMPIONS FIBA | 9ª JORNADA

Alocén, Barreiro y Hlinason despiertan a tiempo al Zaragoza

Sufrida victoria de los maños ante uno de los favoritos del grupo. Entre los tres jugadores anotaron 41 puntos y acapararon un 58 por ciento de la valoración total.

El Casademont Zaragoza logró despertar a tiempo en el partido que le midió al Besiktas Sompo Sigorta turco para conseguir una obligada victoria que le permite seguir con opciones de clasificarse para siguiente fase de la Liga de Campeones de baloncesto. El equipo maño se sobrepuso a un complicado partido contra uno de los favoritos del grupo.

Después de un primer tiempo en el que fueron de más a menos, los locales vieron como el partido peligraba ante los propios errores en los tiros libres y la falta de rebote, que fueron bien aprovechados por el equipo de Dusko Ivanovic, pero en la segunda las cosas fueron bien diferentes pues el Casademont Zaragoza recuperó su principal seña de identidad esta temporada, la defensa, para desde ella construir sus ataques, que es lo que casi siempre suele funcionar.

Al inicio del encuentro el conjunto "rojillo" no era capaz de cerrar su rebote y eso permitía segundas opciones de tiro a sus rivales que también dominaban bajo su canasta, lo que le hacía correr con comodidad. El problema bajo canasta propia no cedió en el segundo cuarto porque el conjunto aragonés seguía sin cerrar su rebote defensivo permitiendo a su oponente repetir la historia e incluso anotar con facilidad en la pintura (24 puntos) donde lo maños tienen uno de sus mayores potenciales.

Esto, unido a los fallos locales en los tiros libres (4 de 10) y al acierto del base norteamericano Jordan Theodore, que llegó al intermedio con 13 puntos anotados, tuvo como consecuencia que el conjunto otomano le diera la vuelta al marcador en el minuto 15 (30-31) y llegara a la media parte con la mayor renta a su favor hasta ese momento, siete puntos (37-44), casi tanto por deméritos ajenos como por virtudes propias.

El descanso dio ánimos renovados a los propietarios del terreno que con una importante mejoría defensiva fue capaz de recuperar la desventaja con el cierre de su zona y varios contragolpes a la carrera ante un equipo turco que ya no se movía tan cómodo en la parte ofensiva, lo que trajo como consecuencia darle la vuelta al electrónico para entrar en el periodo definitivo con el partido abierto (56-53).

El alto ritmo del encuentro fue pasándole factura al conjunto de Estambul cuyos jugadores clave acumulaban muchos minutos en pista que les pesaron en las piernas y en los brazos en el tramo final, en donde el equipo de Porfirio Fisac, más fresco gracias a las rotaciones, acabó por decantar el partido apoyado en los más jóvenes del equipo (Barreiro, Alocén y Hlinason) que acapararon el 58 por ciento de la valoración y anotaron 41 de los 80 puntos que logró el Casademont Zaragoza.