NBA

Luka Doncic se enreda con los árbitros: "Pierdo el control"

El esloveno entona el mea culpa y Rick Carlisle le defiende: "Le pegan mucho. Le intentan descentrar, como a Nowitzki antes. Veo los arañazos y los moratones...".

Suele ser comidilla habitual entre la prensa estadounidense: Luka Doncic tiene todavía 20 años (cumple 21 en febrero)... pero no se comporta como un sophomore (jugador de segundo año en la liga) de solo 20 años. Olvidan que con 18 ya fue campeón y MVP de la Euroliga, llevando en sus hombros la presión de un club como el Real Madrid. Nuevo pero no novato (un préstamo de Grease, el viejo musical), Doncic se manejó desde su aterrizaje en la NBA como un profesional consumado. Para colarse en la pelea por el MVP, superar los 18 partidos seguidos en 20+5+5 de Michael Jordan... o asumir responsabilidades con respecto a las cosas en las que tiene que seguir mejorando.

Los Mavs estuvieron a punto de remontar 24 puntos en la segunda parte a los Kings pero perdieron, tras ponerse a dos y con un último ataque de Doncic en el que falló el tiro que pudo ser el empate por una falta a priori clara de Cory Joseph, que le tocó en el codo en pleno lanzamiento. Porzingis dejó claro que la jugada no ofrecía dudas, y Rick Carlisle también se mojó tras ver la repetición ("si no ese tiro no se le habría quedado tan corto"). Doncic coincidió con ellos pero, todavía en el vestuario tras el partido y en declaraciones que recoge Tim MacMahon (ESPN), entonó el mea culpa porque aunque cree que en los últimos partidos no está siendo arbitrado de forma justa, también asume que está dejando que eso le afecte demasiado y se está enfrascando en discusiones con los árbitros que están afectando a su concentración: "Sí, está siendo así. Vivo el baloncesto con mucha pasión y quiero ganar. A veces pierdo el control por eso, porque quiero ganar siempre. Soy muy competitivo, lo saben en mi familia. En todo, no solo jugando al baloncesto. Pero sí, ese control es algo en lo que tengo que trabajar para mejorar, sin duda. Sé cómo hay que hablar a los árbitros, pero como acabo de decir, soy apasionado y sé que muchas veces me equivoco. Tengo que aprender a tranquilizarme y centrarme en la siguiente jugada. Los árbitros son humanos, cometen errores. Todos los cometemos. Hay cosas que no ven y por eso no las pitan. Repito: tengo que jugar más tranquilo, pensar siempre en la siguiente jugada".

A Doncic le han pitado técnicas en dos de los últimos tres partidos, en los que se le ha visto protestar de forma airada. Su entrenador, Rick Carlisle, no quiere magnificar este asunto y tratar de defender a su pupilo: "Puede tener razón para quejarse, creo, pero no quiero entrar en grandes análisis sobre ello. No entreno a mi equipo a través de la prensa, no hago las cosas así. Le pegan mucho, los defensores se toman muchas libertades con él. Lo viví aquí con Dirk Nowitzki durante once años. Todo el mundo le pegaba, eran muy físicos con él, intentaban distraerle... Ahora es lo que todo el mundo intenta también con Doncic. Pero es duro, puede manejarlo... Aunque veo los moratones y los arañazos cuando pasa a mi lado para sentarse en el banquillo".