NBA | RESTO DE LA JORNADA

Los Knicks cambian de cara pero siguen perdiendo partidos

Randle falla un tiro libre que habría mandado el partido a la prórroga. En Salt Lake City, convincente triunfo de los Jazz ante unos débiles Grizzlies.

Los Knicks cambian de cara pero siguen perdiendo partidos
Noah K. Murray USA TODAY Sports

Después de dos derrotas por 44 y 37 puntos, el relevo en el banquillo (Mike Miller por David Fizdale) pretendía que ya que no puede haber milagros en los Knicks, al menos la franquicia de la Gran Manzana no arrastrara su nombre y su historia por las pistas. Y si ese era el obejtivo mínimo en una institución en la que pedir mucho más parece un ejercicido de excesiva fe, al menos se consiguió en la primera noche de Miller. Se perdió, sí, y son nueve derrotas seguidas y 19 en la temporada para el peor equipo de la liga. Pero al menos se compitió (103-104 ante los Pacers), Miller habló de conceptos como esfuerzo y diversión que parecían vetados en las últimas semanas de Fizdale y el público del Garden no se fue abochornado... aunque hasta el último turista de Manhattan sabe que da igual quién y cómo entrene al equipo mientras siga James Dolan al frente de una franquicia que dejó de ser respetable hace demasiado tiempo.

Los Pacers (15-8) amarraron la victoria con un buen susto y sin Malcolm Brogdon, que tenía problemas en una mano. Pese a manejar once puntos de ventaja en el último cuarto, necesitaron tres tapones de Myles Tuner en los últimos 69 segundos, el último a Mitchell Robinson antes de que a Julius Randle le hicieran falta en el barullo final. Con 102-104 y una décima por jugar, el ala-pívot solo anotó un tiro libre y perdió la ocasión de enviar el partido a la prórroga. El mejor de los Knicks fue Marcus Morris, que trata de ejercer de veterano en plena crisis: 25 puntos. En los Pacers, 19+15 de Sabonis y 25+4 de Warren. Y buenas sensaciones, dentro de lo que cabe, para los Knicks de un Mike Miller que tendrá que poner toda su esfuerzo como reputado desarrollador de talento joven en que no se queden definitivamente por el camino Ntilikina y Knox. Pero al menos, y tal y como estaban las cosas, perder solo por uno se ha convertido en una gran noticia en el Madison. Cuestión de perspectiva.

Los Grizzlies, balsámicos para los Jazz

El último partido de la jornada devolvió a los Jazz (126-112) a la senda de la victoria después de tres derrotas seguidas y cinco en seis partidos. Ahora en 13-10, los de Quin Snyder han ganado dos encuentros desde el 26 de noviembre... los dos a Memphis Grizzlies, que llegaban sin Ja Morant, lesionado, y que descarrilaron en un segundo cuarto (37-18) del que ya no se recuperaron (69-54 al descanso) pese a los 26 puntos de Jaren Jackson y los 13 de Crowder, emocionado por el caluroso recibiendo que le dio la afición de los Jazz, que no está acostumbrada en este inicio de temporada tan sufrido a triunfos cómodos. Y tampoco, desde luego, a ver a su equipo lanzar bien, atacar con fluidez y producir puntos cerca del aro con buena gestión de las posesiones. Ayudó la debilidad del rival, claro, pero también que, sin Mike Conley, Joe Ingles ejerció de maestro de ceremonias (10 asistencias). Con el australiano partiendo la defensa de los Grizzlies y doblando pases desde la zona, Donovan Mitchell acabó con 22 puntos y otros tres jugadores, con 19: Bogdanovic, Jeff Green y un Rudy Gobert que sumó también 11 rebotes y 5 asistencias.