Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Morabanc Andorra AND

93

Monbus Obradoiro OBR

69

FINALIZADO
Retabet Bilbao BLB

88

Baxi Manresa MAN

77

FINALIZADO
Valencia Basket VAL

82

UCAM Murcia MUR

62

Liga Holandesa
FINALIZADO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

1

PSV PSV PSV

1

FINALIZADO
Ajax Ajax AA

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

1

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

1

Heracles Heracles HCL

0

FINALIZADO
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

2

Waalwijk Waalwijk WAA

0

NBA | MAVERICKS 130 - PELICANS 84

Sigue el sueño de un Doncic que iguala a Michael Jordan

El esloveno, que no jugó en el último cuarto, sumó 18º partido consecutivo con al menos 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias. Paliza de los Mavs ante unos Pelicans a la deriva.

El idilio de Luka Doncic en la mejor liga del mundo parece no tener fin. Ante los Pelicans, el esloveno igualó a Michael Jordan. El base atrapó un rebote en la primera jugada del tercer cuarto que certificó su 18º partido consecutivo con al menos 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias, algo que no lograba nadie desde el que fuera jugador de los Bulls en la temporada 1988-89. La estrella de los Mavericks iguala de esta manera al mito y supera a otros grandes de la competición como LeBron James y Russell Westbrook, que nunca lograron algo así. Sigue el sueño del ex del Real Madrid, que sigue alcanzando marcas iverosímiles y haciendo historia en Dallas.

El récord total, todavía lejano, es de Oscar Robertson, que hizo cuatro veces al menos 20+5+5 en 18 partidos seguidos, una de ellas por un total de 29 encuentro consecutivos. Ese es, por lo tanto, el nuevo horizonte de Doncic si quiere igualar el récord absoluto. El esloveno estuvo a punto de igualar la marca al descanso, al que llegó con 20 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Ahí, los Pelicans todavía estaban en el partido. Habían aguantado en el primer cuarto (31-28) y resistían, aunque un poco más lejos, al descanso (64-52).

Todo cambió a la vuelta del túnel de vestuarios. En la primera jugada Doncic igualaba a Jordan en un preludio de lo que estaba por venir. Un parcial de 40-14 dejaba a la vista todas las limitaciones de los Pelicans, que demostraron estar a la deriva tanto en ataque como en defensa y se les olvidó lo poco que hicieron bien en el inicio del choque para ver como los locales se exhibían y aumentaban la distancia hasta conseguir una diferencia sideral que llegó a ser de 50 puntos (130-80) a falta de un minuto para el final antes de que los de Alvin Gentry anotaran un par de canastas que por lo menos maquillasen un marcador ignominioso. 

Doncic finalizó el partido con 26 puntos, 6 rebotes y 9 asistencias, algunas de ellas espectaculares, en tan solo 26 minutos de juego. El periodista Tim MacMahon afirmó en su cuenta de Twitter que el esloveno pidió a Carlisle permanecer un poco más de tiempo en pista cuando le sacó a falta de poco más de un minuto para que finalizara el tercer periodo, pero que éste se negó. Una muestra más de la inteligencia del entrenador, que no ha tenido a Nowitzki 21 años en la franquicia texana sin saber gestionar sus descansos. Luka ya permaneció en el banquillo en el último periodo del partido que ganaron a los Pelicans en Nueva Orleans (33+18+5), aunque ese choque lo resolvió la intendencia mientras que éste ya estaba resuelto cuando el técnico le ha mandado al banco.

En los Mavericks funcionó absolutamente todo. Anotaron hasta 65 puntos desde el banquillo, una auténtica barbaridad que redondearon con 55 rebotes (por 34 de los Pelicans) y 25 asistencias (17). los visitantes apenas se quedaron en 28 puntos de los suplentes, no tuvieron consistencia en ningún momento y certificaron que Lonzo Ball no está ni, de momento, se le espera. El ex de los Lakers mostró muestras de mejoría en la derrota ante los Suns (20+6+11), cuando firmó un espectacular 4 de 5 en triples, pero ha vuelto a las andadas y ha acabado con 2+4+2, 1 de 9 en tiros de campo y 0 de 7 desde el exterior... para -28 con él en pista (todos sus compañeros acabaron en negativo). Un desastre colosal que refleja la deriva de un equipo sin juego interior (Okafor lo intentaba ante Marjanovic como si midiera lo mismo que él) y necesitado de un Zion Williamson que sigue sin fecha de regreso.

Hoy Ingram tampoco fue la solución (14 puntos pero con dificultades ante la defensa local) y Redick fue el único jugador que mostró ramalazos positivos en la primera mitad. Muchos problemas tienen los pelícanos si tiene que ser un veterano tirador el que tire de ellos (15 puntos hoy). Por parte de los Mavs, todos anotaron menos Delone Wright (que jugó menos de 4 minutos) y Marjanovic se llevó la mejor nota más allá de Doncic (que, por cierto, acabó con un +28) y se fue hasta los 15 puntos y 16 rebotes. Gran noticia el partidazo del enorme pívot, que puede ser muy importante como revulsivo interior de los Mavs.

Los Mavs post Nowitzki han pasado de tener mimbres que invitaban al optimismo a asustar. Llevan 5 victorias consecutivas y 10 en los últimos 11 partidos. Están liderados por uno de los jugadores más en forma de la competición y (en estos momentos) un candidato legítimo y por derecho propio al MVP. Y tienen un récord de 16-7 que les coloca en la segunda posición de la conferencia Oeste (sí, la segunda) solo por detrás de los Lakers y con el (atención) cuarto mejor balance de la NBA. Algo impresionante para una plantilla de la que nadie espera nada más allá de los playoffs. ¿O sí? Quién sabe...