EUROLIGA | 12ª JORNADA | KHIMKI 94 - BARCELONA 102

Mirotic le gana la partida a Shved y revitaliza al Barça en Moscú

El ala-pívot, imparable con 28 puntos para 30 de valoración, logró una canasta increíble en plena remontada rusa, con 94-97 y a un minuto del final.

Quizás el Barcelona vio tan clara su victoria en la pista del Khimki que esa confianza le pudo causar un disgusto, pasando de 80-93 (min. 35) a 94-97 a 1:14 para el final y tener que ser una canasta increíble de Nikola Mirotic y un triple final de Malcolm Delaney el que decidiera un choque (94-102), siempre dominado por los azulgrana.

Como ya es habitual, un Mirotic extraordinario (28 puntos y 9 rebotes) fue clave junto a tres hombres que están supliendo como pueden las bajas en la posición de base: Adam Hanga (10 puntos y 6 asistencias), Malcolm Delaney (17 y 9) y Cory Higgins (10 y 6). Además, hoy Ante Tomic se ha puesto los galones de capitán para acabar con 15 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

Delante, un equipo que ha sufrido la primera derrota de la temporada en su pista y que depende en exceso de un jugador increíble como Alexey Shved, que ha sumado 23 puntos, pero no era su día (6 canastas de 17 lanzamientos). Y han sido hombres como Devin Booker (14 puntos) o Jeremy Evans (16) y el acierto exterior de Sergey Karasev (14 puntos con 4 de 4 triples) los que han mantenido a su equipo en el partido.

Ese viejo 'zorro' que es Svetislav Pesic habló en la previa del partido del tremendo potencial de ataque del Khimki (el 4º de la Euroliga con 84,7 puntos de media), pero no habló de la defensa del equipo de Kurtinaitis (con 85,5 puntos encajados, la penúltima). Y por eso no regateó en que su equipo hiciese una buena defensa, pero marcando una velocidad endiablada y acierto desde la línea de 6,75 en la primera mitad, con una efectividad tal que con 61 puntos al descanso casi iguala los 67 del desastre ante el CSKA en la pasada jornada.

Basado en una buena defensa inicial (0-11, min. 4), los azulgrana dominaron el marcador a placer. Con la baja de última hora de Janis Timma, los locales no reaccionaron hasta la entrada de Stefan Jovic para poner orden en la ofensiva, aunque Mirotic machacaba en la zona rusa. El choque se equilibró (20-26, min. 8) con el despertar el jugador franquicia del Khimki, Alexey Shved, pero los de Pesic respiraron con un triple de Delaney que cerró el primer cuarto (22-31).

El Khimki salió con más velocidad en el segundo cuarto intentando arrastrar al Barça a la trampa (30-35, min. 12), pero los de Pesic, se centraban en defensa, recuperaban el control del partido y respondían con un Kuric extraordinario (30-46, min. 15) y un parcial de 0-11 con nueve puntos casi seguidos del alero azulgrana. Un triple de Delaney y canasta de Adam Hanga, perfecto en ayuda del base colocaban el 32-51 (min. 16) en el electrónico. La reacción local no se hizo esperar y por medio de Shved, Jeremy Evans y Devin Booker reducían distancias, a pesar de dos tiempos de Pesic en apenas dos minutos para evitar que el choque enloqueciera, dejando el marcador con 48-61 al descanso.

Una furiosa salida del Khimki en el tercer cuarto dejaba el marcador en 52-61 (m.22) con Jovic dirigiendo bien a su equipo, pero el omnipresente Mirotic, triples de Smits y Delaney y un Tomic espectacular dejaban las cosas en su lugar (57-75, min. 26). Los de Kurtinatis, con Shved y Gill volvían a la carga (65-75, min. 28), pero Delaney y Mirotic cortaban la reacción al final del cuarto (70-84).

Nueva arremetida moscovita al inicio del último cuarto (75-86, min. 32) y rápido tiempo de Pesic para evitar que sus jugadores entrasen en el juego de sus rivales y jugar con fluidez en ataque dando entraba a Cory Higgins por Hanga, que había recibido un golpe. Con 84-94 (min. 35) Devin Booker era eliminado y el Khimki empezó a fallar desde la línea de 6,75 y Shved no anotaría en este cuarto pero también el Barça fallaba y desde la banda, Pesic ordenaba a Delaney jugar con cabeza y controlar el ritmo.

Jeremy Evans y dos triples de Sergey Karasev reducían diferencias (94-97) a 1:14 para el final tras un parcial de 12-3. Pero una canasta extraordinaria de Nikola Mirotic y un triple final de Delaney sentenciaban un encuentro (94-102) que siempre dominó el Barcelona.