Competición
  • Europa League
  • Euroliga

NBA | ROCKETS 132 - BLAZERS 108

Harden sigue a lo suyo ante unos Blazers que esperan a Carmelo

Nueva exhibición del escolta, bien acompañado por un Westbrook que se reencontró con el triple-doble; Carmelo llega para cambiar la dinámica de unos Blazers a la deriva.

James Harden, durante el partido de la NBA que ha enfrentado a los Portland Trail Blazers y a los Houston Rockets
Thomas Shea USA TODAY Sports

El retorno de Carmelo Anthony a la NBA ha supuesto un auténtico bombazo. El jugador volverá tras más de un año parado y lo hará con los Blazers, un equipo a la deriva que está hundido en una vorágine de resultados negativos y que no levanta cabeza después de tener su mejor temporada en los últimos veinte años, cuando disputaron las finales de la Conferencia Oeste por primera vez desde el 2000. En Portland todo prometía tras el paso adelante dado por los de Terry Stotts: un proyecto asegurado, años por delante, jugadores con progresión, el retorno de Nurkic y Lillard y McCollum atados y bien atados gracias a unas renovaciones en las que gastarán 360 millones de dólares.

Sin embargo, las cosas no han ido como se preveía en un inicio y los resultados no llegan. La vuelta de Jusuf Nurkic a las pistas no será hasta finales de campaña (o eso se prevé en un inicio), Pau Gasol sigue sin tener fecha de regreso y las renovaciones de sus estrellas han contrastado con la poca capacidad que la franquicia ha tenido para mantener entre sus filas a gente que la campaña pasada fue muy importante: Seth Curry, Al-Farouq Aminu o Mo Harkless eran jugadores importantes en la rotación que se unen a otros como Nik Stauskas, con menos protagonismo, o Enes Kanter, que llegó para suplir la baja del ya mencionado Nurkic. La llegada de Hassan Whiteside no está funcionando como se preveía y el equipo no tiene consistencia defensiva y depende de las actuaciones estelares de Lillard en ataque, que acompañado por McCollum se ha encargado de sacar adelante las pocas victorias que tiene el equipo de Oregón (5 en 14 partidos).

Todo esto ha hecho que la franquicia se la juegue y rescate a Carmelo, que está tan necesitado de un equipo como ellos de alguien que cambie la dinámica de malos resultados en la que se encuentran y que se alargó en Houston. Nueva derrota, la tercera en cuatro partidos, de nuevo con malas sensaciones y con una disfuncionalidad defensiva enorme que provocó que una máquina en ataque como los Rockets les endosaran 132 puntos, una cifra muy difícil de superar para los Blazers, que ganaron el primer cuarto (29-30) antes de recibir 35, 35 y 33 puntos en los tres restantes para ser sentenciados en un partido en el que no estuvieron en ningún momento.

El protagonista de los tejanos fue de nuevo James Harden. El escolta se fue a los 36 tantos con 6 rebotes y 5 asistencias, promedia 39 puntos por partido y ha anotado 36 o más en los últimos ocho choques, con una media de 42. Las monstruosidades que La Barba está haciendo en este inicio de campaña, en la que se está superando a sí mismo, le están situando como el mejor jugador de la competición en este periodo de tiempo. Recordemos además que antes de este partido ya llevaba 513 puntos en lo que llevábamos de campaña y se había convertido en el tercer baloncestista en llegar a esa cifra en los primeros 13 encuentros. ¿Los otros dos? Wilt Chamrberlain y Michael Jordan. Casi nada.

Esta vez La Barba estuvo acompañada de Westbrook, que se reencontró con el triple-doble y sigue buscando su sitio en un sistema no demasiado propicio para su veloz juego. El base estaba en apenas en 20+6+5 en los 7 partidos anteriores y muy lejos (21+8+7) de ese triple-doble del que no se ha bajado en las dos últimas campañas, pero los Rockets funcionan tras un inicio dubitativo y suman victorias (11-3, 8 consecutivas) colocándose en el segundo puesto del Oeste. Y ojo con Capela, que hoy ha acabado con 22 puntos , 20 rebotes y 4 tapones con un +30 con él en pista. El pívot estuvo inactivo los dos últimos partidos, pero en los tres anteriores había sumado también 20 rechaces, por lo que suma cuatro duelos consecutivos con esta cifra. Nada mal para un jugador que está en casi 14+13 por choque y que es un complemento perfecto para el equipo en defensa y para Harden en ataque.

Por parte de los Blazers, nada de nada. Todos los jugadores acabaron en negativo y McCollum, de lo poco salvable del encuentro, fue el máximo anotador con 25 puntos. Lillard se quedó en 13 (con 11 asistencias) y esta vez no fue el revulsivo de los últimos duelos y del resto hubo demasiado poco para un equipo del que hace unos meses se esperaba mucho. La lucha por el rebote, clave: 28 para Portland y 58 para los locales, una diferencia que contrasta con la actitud que hay ahora mismo entre ambos. 

Mucho tendrán que mejorar los Blazers si quieren resucitar y recuperarse de una situación que les deja entre la espalda y la pared. Marchan duodécimos de la Conferencia Oeste y están a tres partidos de playoffs, una distancia grande para estar alturas de curso pero salvable con todo lo que queda por delante. Los de Stotts tienen trabajo por delante y Carmelo, que se espera que que entre en la dinámica del equipo en esta gira (podría debutar esta noche ante los Pelicans) viene para (intentar) salvar la situación. Y de paso, demostrar a todo y a todos que estaban equivocados. 10 veces All Star, máximo anotador, estrella de la selección estadounidense... va a ser casi el mejor currículum del equipo. Y en ese casi caben dos anillos. Los de Pau Gasol.