Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

NBA | MAVERICKS 110 - RAPTORS 102

Doncic y Porzingis engrasan la maquinaria y ganan al campeón

Los dos europeos de los Mavericks tuvieron un mal día en el tiro, pero fueron los líderes que su equipo necesita. Los Raptors cayeron en Dallas.

Suceso digno de Cuarto Milenio. ¿Cómo pueden dos jugadores ser los mejores de un partido haciendo cada uno una mala actuación individual? Doncic se fue a 26+15+7, pero logrando quince de esos puntos desde el tiro libre y perdiendo siete veces el balón. Porzingis logró un buen 20+15, pero falló trece de sus veinte lanzamientos

Han pasado ya algunos partidos desde que Porzingis ha empezado a jugar y está claro que la evolución ya es positiva. Será lenta, pero positiva. No se le pedirá que sea el sostén, parece que Doncic es el que apunta a ello, y quizás eso también le va a ayudar a coger la confianza que tenía en Nueva York antes de su grave lesión. La conexión entre los dos empieza a funcionar. Un dato que deja este partido: son la primera pareja de no nacidos en Estados Unidos que logra, por separado, 20 puntos y 15 rebotes en un encuentro de la NBA. Pero, lo dicho: los números no lo son todo... 

A los Raptors, por su parte, les empieza a pasar factura lo de las lesiones. Están de gira y sin Lowry e Ibaka. Aguantaron las primeras embestidas, pero han perdido dos de tres. El Oeste está haciendo algo de mella en las piernas de los campeones. 

Blanco y negro para los dos equipos nada más entrar al partido. Los visitantes abrieron con un parcial de 3-10, pero Doncic se puso a ello y lideró un 15-0 a favor de los locales que puso las cosas en su sitio. El único tiro de campo anotado por Marc Gasol en este partido serviría para romper esa racha de los Mavs y estabilizar las cosas. Maxi Kleber se movía por todas partes y volvía un poco loco al pívot español, que claramente no tuvo su día. Se pusieron por delante los texanos y ya con ventajas cercanas a los diez puntos, pero no duraría mucho. 

El segundo cuarto fue todo de color rojo. Delon Wright y Tim Hardaway intentaban ser punzantes por el centro de la zona, ir en diagonal y así poder abrir más espacios, pero no hicieron tanto daño como pensaban. En pista no estaban Doncic y Porzingis y la productividad se resistía. Matt Thomas, ex del Valencia y el Obradoiro, entraba en juego y lo que le entraban a él eran los tiros, harto peligroso sabiendo lo buena que es su mecánica. Al exACB se le uniría Norman Powell. Los dos escoltas de los Raptors le abrieron una vía a los Mavericks y les empezaron a sacar sangre. No sólo habían logrado llegar a su altura, se iban en el marcador: al descanso, 53-60. 

Tenían que entonarse algo más las dos estrellas europeas de los Mavericks. Lo hicieron en el tercer periodo, el que fue el importante para sacar la ventaja final. Se bailó al ritmo de Doncic y se jugó para Porzingis, una suerte que se debe dar a menudo si los de Rick Carlisle quieren ir mejorando. Esa buena sintonía a pesar de que el fallo estaba generalizado (los dos terminarían con 12/34 en tiros) abría las carnes a los Raptors, que empezaban a perder la paciencia en defensa al ver que no podían contener el caudal de pases de los ataques estáticos de Dallas. Clave fueron también Wright, ex de los Raptors, y Finney-Smith, poco apoyado por los números pero haciendo un buen trabajo sucio. Pascal Siakam, por la defensa de DFS, no encontraba la respuesta que su entrenador le pedía y también firmaría un cuadro de tiro muy deficiente: 6 de 24. Los locales ya habían sacado demasiada ventaja, era irrecuperable para los canadienses pese a los constantes esfuerzos de Norman Powell, el mejor con 26 puntos en 32 minutos. Toronto se fue sin sacar nada del American Airlines Center: derrota por 110-102.