Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Bundesliga
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alba Berlin ALB

-

Panathinaikos PAN

-

Olympiacos OLY

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Ajax Ajax AA

-

Willem II Willem II WII

-

NBA | LAKERS 102 - RAPTORS 113

Fin a la racha de los Lakers: los Raptors asaltan el Staples Center

Los Lakers sufren su segunda derrota del curso a manos de los Raptors. LeBron logró un nuevo triple-doble, pero fue superado por Siakam. Marc, 2+7 en 33 minutos.

Los Toronto Raptors celebran una canasta durante el partido que les enfrentaba a Los Ángeles Lakers
Gary A. Vasquez USA TODAY Sports

Se pueden sacar muchas conclusiones de un equipo campeón, pero entrar en los extremismos nunca es aconsejable. Si bien parece un hecho que los Raptors jamás hubieran ganado un anillo sin Kawhi también es obvio que los Raptors no sólo eran Kawhi. Eran, y son, un equipo competitivo que viene de hacer grandes temporadas regulares, de conseguir récords positivos y clasificaciones para playoffs desde la 2013-14. También son una franquicia que acaba de ganar el anillo, pero el paso tan efímero como exitoso de una estrella como Leonard no puede borrar todo lo logrado por la entidad canadiense en más de un lustro. Han conseguido juntar plantillas competitivas y han ganado un anillo, y si bien han tenido el mayor premio que puede haber en la competición norteamericana no van a dejar de ser competitivos por eso.

Es por lo tanto obvio que los Raptors no se acaban en Kawhi. No van a ser el mismo equipo ni van a ser contender (en principio), pero siguen siendo una franquicia que da los pasos correctos desde hace tiempo y que mantiene las piezas necesarias para seguir ganando en una conferencia Este donde los playoffs no son tan caros como en el Oeste y con cierta organización y un buen entrenador como ha demostrado ser Nick Nurse puedes llegar fácilmente a la fase final y pasar alguna ronda. Ahí es dónde seguramente estará el tope de Toronto, que han asaltado el Staples Center, se han puesto 7-2 y se han colado en el segundo puesto de la conferencia Este. Uno de los mejores inicios del curso que no se está ponderando lo suficiente... debido a que los ojos están puestos en Kawhi, ese príncipe prometido que tan pronto conquista un reino se va a por el siguiente.

Ante los Lakers no solo salen reforzados por el resultado, también por el gran juego mostrado. Los Raptors endosaron 35 puntos en el último cuarto al equipo con mejor rating defensivo de la competición (94.0 antes de este choque) y consiguieron dejar en tan solo 44 puntos a los angelinos en toda la segunda mitad. Se podría decir que los locales probaron su propia medicina. Era en el último periodo en el que los de Vogel se hacían fuertes gracias a su gran defensa, pero en esta ocasión fue al revés y sus rivales se aprovecharon de un final de partido en el que tomaron las decisiones correctas en los momentos oportunos y supieron aguantar para llevarse a de Los Ángeles su séptima victoria de la temporada.

Y eso que los Lakers empezaron ganando. Se fueron al descanso 60-52 tras dos buenos primeros cuartos en los que hicieron gala de esa gran defensa que tanto les ha caracterizado en este inicio de curso. Luego se les olvidó el guión. O lo cambiaron los Raptors, depende de como se mire. Nurse dejó producir a LeBron, pero le impidió anotar: el alero logró un triple-doble, el cuarto de la temporada (13+13+15) pero tiró mal (5 de 15 con 0 de 2 en triples) y no pudo ser decisivo en el clutch time, una parte del partido donde los angelinos van a tener problemas. En esta ocasión, dos tiros libres de El Rey cerraron un parcial de 8-0 que dejaba a los locales con opciones a 2 minutos del final (100-104. Los fallos desde el triple de Davis (aiball) Kuzma (por partida doble) y Green dejaron sin opciones a los angelinos, que remaron para morir en la orilla sin un solo lanzamiento de James en ese tiempo. 

Antes, los Lakers habían perdido la ventaja de la primera mitad y se habían quedado en 18 ignominiosos puntos en el tercer periodo recibiendo 35 en el último. La reacción final fue insuficiente ante un rival ordenado y que tuvo a Siakam (24+11+4) y VanVleet (23+7+10) como jugadores más destacados. La pareja está siendo lo más destacado de los Raptors en este inicio de curso y parece que Siakam en particular va a ser el elegido para reconstruir un nuevo proyecto que no va a necesitar la tradicional transición que te hace perderte los playoffs durante varias temporadas antes de volver a ser competitivo. Ellos lo siguen siendo. Y sin Lowry ni Ibaka, por cierto, que fueron baja. Ganar sin él es un añadido en las conclusiones positivas que pueden sacar de este choque.

Del resto, un poquito de todos. Hollis Jefferson (10), Boucher (15), Davis (14), Powell (15)... todos anotaron. El que menos, Marc Gasol, que hizo 2 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias en 31 minutos y tuvo la difícil tarea de emparejarse con interiores como Davis, McGee o Howard durante el duelo. Eso sí, las intangibles siguen siendo lo suyo y los Raptors acabaron con +7 con el pívot en pista. Hay vida más allá de Kawhi, está claro.

Los Lakers tampoco tienen que alarmarse. Es un bache en el camino. Davis se fue a los 27 puntos y Kuzma a los 15, aunque sigue sin arrancar. Los angelinos pierden dos cosas con esta derrota: su racha de 7 victorias consecutivas, la mejor desde la 2010-11 y su imbatibilidad en casa, donde solo habían perdido en el partido inaugural ante los Clippers... como visitantes. Los angelinos recuperarán con Rondo (que ha sido dado de alta pero se pospuso su debut) y tendrán todos los efectivos disponibles para un curso que ha tenido un inicio prometedor y en el que los de púrpura y oro tendrán la última gran oportunidad para regresar a lo más alto de la NBA. Dónde han estado casi siempre.