Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Moto3
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
Fórmula 1
1

M. Verstappen

Red_bull

2 a 3.247

L. Hamilton

Mercedes

3 a 4.167

Alexander Albon

Red_bull

7 a 7.675

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Endesa ACB
Kirolbet Baskonia BAS

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

FINALIZADO
Herbalife Gran Canaria CAN

85

UCAM Murcia MUR

79

FINALIZADO
Valencia Basket VAL

92

Casademont Zaragoza ZAR

74

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
Valencia Valencia
63
FIN
79
Unicaja Unicaja

LIGA ENDESA | 5ª JORNADA

El Unicaja arrasa La Fonteta con un vendaval de intensidad

Los malagueños, liderados por Adams, se llevaron un partido en el que Valencia Basket aguantó el ritmo hasta el tercer cuarto. Hubo pitos a Ponsarnau.

El Unicaja se llevó un intenso partido en el que desde el primer minuto estuvo por delante. El conjunto visitante, con Adams a los mandos (9 puntos y 5 asistencias), Suárez brillando ( 7 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) y Elegar dominando en la pintura (6 rebotes), asaltó la capital del Turia y explotó todas las carencias del equipo de Ponsarnau. Los locales se vieron superados en casi todas las facetas del juego, pero especialmente en la pintura, donde concedieron a su rival 43 rebotes, 12 más que sus 31. El técnico taronja no encontró soluciones defensiva al vendaval malagueño y su rotación fue cuestionada por la grada ya que Quino Colom, que fue de los mejores (6 puntos y 3 asistencias) siguió jugando poco y Marinkovic apenas disputó cinco minutos.

El partido arrancó con el conjunto malagueño exhibiendo su calidad interior y sometiendo a los de Ponsarnau en la zona. La primera decena de puntos de los visitantes llegaron por dentro, con un Thompson que anotó ocho puntos en los primeros cuatro minutos. Eso provocó que rápidamente el técnico taronja introdujera en el parqué a dos jugadores más físicos como Ndour y Labeyrie, quienes lograron cortar la sangría, pero no evitaron que su equipo se marchara al final del primer cuarto cinco puntos abajo, 15-20.

En el segundo periodo los locales mejoraron en ataque y en la circulación de balón gracias a la entrada de Quino Colom. El internacional español, además de anotar cinco puntos consecutivos, repartió juego de forma notable y combinó muy bien con Djublevic por dentro y con San Emeterio por fuera. Sin embargo, el ataque de Unicaja no dio tregua. Ponsarnau reajustó a su equipo defensivamente para evitar más canastas en la pintura, pero los visitantes leyeron muy bien tal ajuste. De la mano de un Adams que se marchó al descanso con cinco asistencias, los de verde movieron el balón por fuera hasta encontrar tiros lejanos liberados, y Avranovic y Fernández aportaron canastas desde el banco. Además, los de Luis Casimiro dominaron el rebote de principio a fin por lo que cuando fallaban los lanzamientos exteriores, sus interiores se aseguraron de que tuvieran otra oportunidad. El ajuste de Ponsarnau redujo los puntos de los interiores malagueños, pero provocó que su equipo encajara 28 puntos en un cuarto.

El tercer tiempo arrancó con un vendaval del Unicaja, que a base de triples e intensidad se pusieron 15 puntos por delante gracias un parcial de inicio de cuarto de cuatro a once y a mostrarse mucho más metidos en partido que su rival. Los locales volvieron a rehacerse con la entrada de Quino Colom, quien volvió a cuajar muy buenos minutos, pero ni Quino, ni Van Rossom ni Vives fueron capaces de frenar de nuevo a un Adams en estado de gracia. En la zona, Ndour y Elegar protagonizaron un duro y poderoso duelo a lo largo del cuarto, tanto en la lucha por el rebote como en acciones ofensivas en el poste bajo. Mientras los taronja intentaban volver al partido con buenas acciones en ataque, su floja e inconexa defensa les devolvía a la realidad.

Llegó el último cuarto, en el que ambos equipos arrancaron menos enchufados. Los andaluces se encargaron de mantener una distancia prudencial, siempre por encima de los diez puntos y el Valencia Basket no anotó en acciones clave que les podrían haber metido en el partido. Carlos Suárez mostró su polivalencia y desquició a la defensa taronja a base de puntos y rebotes mientras que Elegar se mantuvo en la pista y sin la oposición de un pívot físico, hizo de la zona su fortín. Llegaron los minutos finales y Ponsarnau decidió introducir en la pista a Marinkovic ante las réplicas de una afición, que no entendió que su entrenador reservara hasta el final a uno de los mejores lanzadores de la plantilla, en un partido tan importante. Pero tanto al serbio, como a los nueve jugadores restantes de la pista se les hizo el aro pequeño, la afición se desquició y despidió con una sonora pitada a los suyos.