Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores
Real Madrid Baloncesto Real Madrid Baloncesto

Fase de Grupos - Jornada 2

86

Finalizado

85

Maccabi Maccabi
  • 1C22-22
  • 2C28-22
  • 3C15-21
  • 4C21-20

EUROLIGA | 2ª JORNADA

Jaycee Carroll decide un final agónico con otro triple ganador

El escolta, que volvía a jugar once días después de la durísima caída que le ha tenido de baja, dio la victoria al Madrid a falta de dos segundos. Jordan Mickey, 30 de valoración.

Pasan los años, pero el tiempo parece detenido para Boom Boom Carroll pese a que vaya camino de los 37. Otra vez él. Como en junio pasado, en la final ante el Barça, ejecutó un certero triple para salvar al Madrid en un final agónico frente al Maccabi. Le rescató a dos segundos de la bocina de la primera derrota del curso con la frialdad y la puntería de siempre. Y lo hizo once días después de la durísima caída ante el UCAM que le dañó las cervicales. Carroll estaba de vuelta y no fue tímido.

El Madrid venía de un partido tranquilo pero incompleto en la primera parte y se le torció en la reanudación. Cuando el Maccabi mostró sus credenciales con un 0-12 de parcial (50-56) y luego llevó el miedo a la afición merengue: 68-72 en el último cuarto y 83-85 ya en el minuto final. Entonces apareció el de Laramie, majestuoso, aunque la movilidad de la pareja interior Deck-Mickey fue el gran recurso para llegar a tiro de Carroll.

El Maccabi tuvo una última acción con saque desde el lateral en campo de ataque, pero el pasador solo encontró a Quincy Acy y mal colocado. Agua. Nada que ver con la acción previa, en la que Llull botó mientras atraía a la defensa y una pantalla de Tavares liberó a Jaycee. Lo ganó él con tres triples en el cuarto periodo, y lo ganó Jordan ­Mickey. El pívot pasó de volar en Tenerife desde la línea de tiros libres a lucir con 16 puntos (y solo cinco tiros), 11 rebotes y 30 de valoración.

“El Maccabi es ahora uno de los equipos más en forma”, había advertido Laso en la previa. Y ni la baja de ultimísima hora de Casspi por una gastroenteritis le frenó. Apareció un año tarde el mejor Wilbekin, el que en su día castigó al Madrid de Doncic cuando vestía de verde en el Darussafaka y luego fue MVP de la Eurocup. Partidazo del nacionalizado turco que se elevó hasta los 22 puntos con calambre incluido. Otros 30 los pusieron los incisivos Elijah Bryant y DiBartolomeo (15 por barba).

El acierto y la energía de Mickey

Hay encuentros que arrancan sin demasiada tensión, pero van lanzados desde el comienzo. Algo de eso pasó este jueves en el Palacio. Un pulso de guante blanco en el inicio, más allá de una fea antideportiva de Tarik Black con el antebrazo en el cuello de Campazzo, que fluía en ataque en un mar de calma defensiva. El Madrid suele catapultarse en los días grandes desde atrás, aunque así también se sintió cómodo hasta el descanso.

En el intercambio puro y duro de golpes ofensivos, abrió una brecha de nueve puntos (43-34) que le dio para llegar desahogado al vestuario (50-44). La energía y acierto del matador Mickey era lo mejor de los locales: 12 puntos, 8 rebotes y 23 de valoración en 10:35.

Y en la segunda parte, cuando Laso pedía una vuelta de tuerca en la retaguardia, vio cómo el que giraba la arandela era el Maccabi. Metió a los blancos en muchos apuros. También habían llegado a un desenlace igualado hace una semana frente al Fenerbahçe y el pasado sábado en Tenerife, pero la sensación de agobio no fue tanta como esta vez. Se mascaba la derrota, hasta que Carroll cogió su fusil, ese que portaba colgado en su espalda maltrecha, y no erró. Disparo certero para romper en mil pedazos el jarrón amarillo del campeón israelí. Premio gordo, otra canasta ganadora para el museo de la era Laso. Y van ya 23. La anterior, recuerden, en la final de Liga, también llevó el sello de Carroll.