Competición
  • Champions League

MUNDIAL DE CHINA | ENTREVISTA AS

Víctor Claver: "Ahora soy más yo dentro de la cancha"

"Estoy disfrutando", admite uno de los líderes de la Selección en una entrevista a AS en la que admite que después de la lesión hizo "un trabajo mental".

Víctor Claver, tras el partido contra Serbia.
FEB

Al fin, el baloncesto sonríe a Víctor Claver (Valencia, 30-8-1988). Colosal contra Italia y Serbia, se ha echado a la espalda la defensa de la Selección en el Mundial. Su juego ha ganado convicción. Su discurso, también. Atiende durante un cuarto de hora a AS en la segunda planta del hotel Portman Ritz-Carlton de Shanghái en la previa de los cuartos de final del Mundial ante Polonia. Advierte de que pensar en el oro "sería peligroso y además no es real"

¿Disfrutando?

Pues sí. La verdad es que tenía mucha ganas de este Mundial y hasta el momento estoy disfrutando.

Su espectacular rendimiento en el Mundial no parece algo casual, sino la consecuencia de un trabajo. Usted ya lleva jugando a gran nivel en el Barça.

Después de la lesión que tuve en mi primer verano en el Barça hice un trabajo mental para cambiar un poco y ser un poco más decisivo. Ser más consciente de lo que está en mi mano y lo que no. Y eso me ha ayudado a estar más seguro en la pista y más tranquilo. Y creo que lo estoy consiguiendo.

Decía Scariolo que Rudy se ha convertido en un jugador más "preciso". ¿Me habla de algo así, saber exactamente qué tiene que hacer?

Sí. Bueno. Tener las cosas un poco más claras y ser más yo en la cancha. Ser yo quien toma las decisiones y no que las tomen otros. A veces, siendo más agresivo. Otras veces, estando al margen. Pero siendo yo quien toma esa decisión y creo que está saliendo bien.

¿Qué culpa tiene Pesic de esto? Tiene relaciones controvertidas con jugadores, pero a usted ya le hizo jugar bien en Valencia y en Barcelona le ha sacado partido. ¿Le ha ayudado?

Sí hombre, seguro que me ha ayudado. En Valencia y en Barcelona. Es un entrenador con las ideas muy claras y que si las sigues todo es fácil. No se muerde la lengua para nada con nosotros ni con nadie y si sabes captar el mensaje que quiere mandar, siempre es positivo. Con la experiencia que tiene, siempre intenta ayudar a los jugadores.

Su experiencia con la Selección viene de lejos.

Estuve invitado en 2007. En 2007 y en 2008 fue de invitado y 2009 fue mi primer campeonato, el Eurobasket.

¿Qué recuerda de aquellas concentraciones en Bahía Sur? Las cenas de matrícula en el Ventorrillo... ¿Cómo era ser novato en la Selección?

Primero lo veo muy lejos... (risas). Lo veo como de otra época. En esta Selección sólo quedan Marc y Rudy de mi primer año. Yo llegué allí después de mi primera temporada como profesional en la ACB y la Selección venía de ser campeona del mundo. Para mí era como estar en una nube. Todo me parecía ciencia ficción. Me considero un afortunado de haber vivido en esta generación junto a ellos desde tan joven. Me ha ayudado mucho en mi carrera.

¿Realmente se aprende de aquello, de compartir viviendas con Jorge, Juan Carlos, Pau?

Jorge siempre me ha tratado superbién. Desde que llegué ese verano me ayudaba en los entrenamientos. Tuve muy buena relación con él. Y con los demás, igual. Es el ADN que hay aquí. Que el que llegue nuevo se le acoge desde uno más y sea parte de La Familia desde el primer día. Y yo desde que llegué con 18 años lo viví igual.

Dice Garbajosa: "Claver es más importante de lo que parece en esta Selección". ¿Lo puede explicar?

Sergio (Scariolo) siempre ha confiado en mí y eso es algo innegable. Desde el primer año que estuvo siempre he estado en los doce. La polivalencia que me ha hecho dudar sobre si era tres y cuatro en los campeonatos siempre ha sido beneficiosa. Tener un jugador que pudiese hacer diferentes cosas. Ahora llevo casi dos años jugando de tres y llego aquí y me toca hacerlo de cuatro, defender a gente más grande y esas cosas en momentos puntuales son beneficiosas. No sólo en mi caso. Hay jugadores en esta Selección que pueden jugar en diferentes posiciones.

Claver:

"Sergio siempre ha confiado en mí y eso es algo innegable"

Vamos a eso. Decía Scariolo tras ganar a Serbia: "Entrenando este verano nos dimos cuenta de que éramos una Selección versátil que podía hacer muchas cosas distintas atrás". ¿Lo ve así?

Es lo que más se puede destacar de este equipo, las variantes que puede implementar. Incluso Marc, que ha sido siempre un cinco puro, lo usamos más abierto y ayer con pívots más grandes los sacamos de la zona. Todos los pívots pueden jugar en más de una posición y eso es bueno.

Ya en los Juegos de Río tuvo un papel destacado. Una defensa suya fue clave para atrapar el bronce. Pero aquí está explotando. ¿Ya era hora de que se le reconociese?

Está claro que al final jugamos por el equipo y por lo que representa la Selección. Somos conscientes de eso y cuando haces un buen partido sabes que hay gente detrás. Pero también es verdad que este es el año que más importancia estoy teniendo en el equipo y es más fácil destacar un poco más. Estoy siendo de los que más minutos juega y ayuda. Estoy contento. Como decía al principio, tenía ganas de venir a este campeonato y tengo ganas de aprovechar esta oportunidad.

¿Cómo se aprende a disfrutar jugando en defensa? El baloncesto tiene un punto de arte atrás, pero lo que os enseñan a todos es a meter canastas...

Lo que te enseñan de pequeño es a atacar. A flexionarte y poco más. Y aprendiendo del juego es cuando mejoras en defensa. Cuándo tienes que ayudar, cuándo no. esas cosas las vas aprendiendo poco a poco. Al final, cuando llegas a profesional, siempre dicen que si no defiendes no vas a jugar y al final eres consciente de que puedes ganas partidos a través de la defensa. Y cuando sabes eso, te centras más en eso y no cuando esas empezando que es algo es secundario.

¿Es verdad que se puede disfrutar tanto un buen tapón o un robo que una canasta o al final meter para ganar es meter para ganar?

Es diferente. Depende de la acción. Por ejemplo ayer, el tapón de los últimos minutos es como una canasta. Es ir sumando poquitas cosas para que el esfuerzo ayude al equipo.

Me decía que veía su inicio en la Selección lejano. ¿Cómo ve la experiencia en la NBA, con nostalgia o con la idea de que igual fue pronto y es una cuenta pendiente?

La veo también lejana. Pero bueno, es algo que igual que en los primeros años de la Selección me sentí afortunado, haber estado allí y jugado allí pues me siento un privilegiado. Es cierto que no me fue todo lo bien que me hubiera gustado. Me hubiera gustado hacer más años allí y haberme sentido más importante pero me siento un privilegiado por haber tenido una experiencia y no me arrepiento de nada.

¿Siente eso que decimos algunas veces de la vida de ojalá volviese a tener 20 años pero sabiendo lo que sé con 40?

Yo creo que fui en el momento que me tocaba. Mi situación personal y deportiva lo pedía. Había que hacerlo. A todos los jugadores nos pasa. Yo estoy bien físicamente pero conforme el físico va empeorando la cabeza va mejorando. Y claro, ojalá tuviera ahora las piernas de cuando me fui y la cabeza que tengo ahora pero es algo que no se puede cambiar. Podría haber hecho cosas mejor cuando fui, está claro, pero las experiencias malas son las que más te hacen crecer.

Claver

"Fui a la NBA en el momento que me tocaba"

¿Es usted el secante oficial? Le tocó Gallinari, los técnicos tenían previsto que usted estuviese con Scola si tocaba Argentina. Contra Polonia le tocará Ponitka...¿Cómo se lleva eso?

A mí me ayuda a concentrarme y a estar preparado. Juego mejor cuanta más actividad tengo y estar pendiente de un jugador me hace estar más alerta. Gano actividad en defensa y ataque.

Cuando uno se quita del camino a Serbia, Argentina y Estados Unidos de un tirón, ¿se hace castillos en el aire pensando que el oro es posible o es peligroso?

Es peligroso y además no es real. Los últimos dos Mundiales lo hemos vivido. Sobre todo en 2014, que todo iba perfecto y se truncó. Es un partido importantísimo y hay que estar concentrado en ese partido.

¿Esa es la lección?

Sí. 2014 porque alguno lo vivimos y como deportista hay que ser sensatos, humildes y no pensar más allá. No tenemos que menospreciar a nadie. Es cierto que hay selecciones favoritas que es mejor no cruzarte pero no significa que Polonia no te pueda dar un susto.