Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa

NBA | LOS ÁNGELES LAKERS

Anthony Davis y el comienzo de una nueva era en Los Ángeles

El 'no' de Kawhi y la edad de LeBron dejan a Anthony Davis como el presente y el futuro de la franquicia; se inicia una nueva era en Los Ángeles.

Anthony Davis, Los Ángeles Lakers, NBA

Se inicia una nueva era en Los Ángeles. Esa fue la sensación que tuvo la gente en el día de ayer. Anthony Davis fue presentado oficialmente como nuevo miembro de la plantilla y pasa a formar parte de una franquicia histórica en la que forjará su legado. Será una nueva aventura para el ex de los Pelicans, que tendrá su gran oportunidad en la que será su octava temporada en la NBA.

El 'no' de Kawhi, ansiado hasta el último momento, y la edad de LeBron, que cumplirá 35 años el próximo 30 de diciembre, dejan a Davis como cabeza de cartel. Llega a Hollywood con apenas 26 años y en la madurez de su carrera y aunque tendrá que compartir galones y cartel con James, será la cara del futuro de la franquicia. El hombre sobre el que se construirá la franquicia en los próximos años. No es solo la 2019/20. Es todo lo que viene después.

No será una aventura cualquiera. El ala-pívot tendrá una gran responsabilidad sobre sus hombros. Deberá coger el legado de un conjunto legendario que en los últimos tiempos ha visto como su presente choca con su espectacular pasado. No en vano estamos hablando del segundo equipo más laureado de la competición con 16 entorchados (tras los Cetics) que a su vez vive una de las mayores crisis de su historia.

Los Lakers no ganan un anillo desde 2010, cando vencieron a los Celtics en el séptimo partido de las Finales vivido en el Staples. Después de eso, lograron llegar a los playoffs en las siguientes tres temporadas. Y luego nada. Casi una década sin anillo y 6 temporadas consecutivas sin playoffs, algo nunca visto antes en la emblemática ciudad.

Las tornas parecían cambiar el año pasado con el fichaje de LeBron, pero el alero estuvo lesionado durante una parte importante de la temporada y el núcleo joven del equipo, muy mermado psicológicamente por (precisamente) el 'caso Anthony Davis' no fue capaz de gestionar la situación. Lo que no consiguió Magic si lo ha hecho Pelinka y hoy esos jugadores están en Nuev Orleans y la estrella en Los Ángeles

Anthony DavisAnthony Davis y LeBron conversan juntos

Era el objetivo del equipo desde que Kobe se retirara en 2016. Encontrar una nueva cara para la franquicia, un nuevo héroe al que corear y una nueva estrella en torno a la cual se pueda construir el futuro. Y la han encontrado. LeBron llegaba en una situación ligeramente distinta. Tras dominar el Este durante la última década buscaba establecerse en Hollywood, pero su edad (insistimos) no permitía soñar con un proyecto de futuro. Era un todo o nada. Ganar con él un campeonato (al menos), antes de que se retirara.

También era lo que quería el ala-pívot. Cansado de estar en un equipo perdedor y de no poder optar al anillo, pidió el traspaso el pasado mes de enero y ha acabado recalando en la franquicia a la que quería llegar desde el principio. La situación no fue cómoda en Nueva Orleans, pero el jugador, llamado a marcar una era en la Liga, no ha podido estar en la primera línea de la competición por la imposibilidad constante de optar al anillo.

Ahora las tornas han cambiado. James parece estar dispuesto a dar un paso atrás y ya le ha cedido el '23' a Davis, un gesto de buena voluntad que se puede interpretar como un traspaso de poderes. Está claro que LeBron sigue siendo de los mejores jugadores de la Liga, pero la intención de dar protagonismo a su nuevo compañero nos demuestra que el hombre de la franquicia es el ex de los Pelicans.

También Davis está teniendo una buena adaptación, y renunció a 4 millones que le correspondían de su traspaso para que los Lakers pudieran aumentar su espacio salarial y poder optar a otra estrella, preferiblemente Leonard. Está situación no se ha dado, pero la directiva, con Pelinka a la cabeza, está rentabilizando bien el dinero para hacer un roster compensado y con buenos jugadores.

La sombra de Kobe, la de LeBron, el legado y los anillos

El peso sobre los hombros de Davis será duro, y una de las cosas contra las que tendrá que luchar será la sombra del ya mencionado Kobe Bryant. El escolta trascendió en toda la Liga, se retiró como uno de los mejores jugadores de la historia y dio 5 campeonatos a los Lakers. Ese fue, por encima de todo, su legado. 

Davis tiene la responsabilidad de volver a poner a la franquicia en la primera línea de la NBA, algo que han visto muy de lejos en los últimos años. Y sobre todo, tendrá la responsabilidad de volver a ganar anillos, algo a lo que no ha podido ni acercarse en Nueva Orleans. Todo gran jugador quiere trascender, encontrar su lugar en la mejor Liga del mundo, y los anillos son necesarios para ello. 

La temporada que viene será clave. Principalmente, porque el jugador solo tiene contrato de un año. Esto es un peligro relativo para los Lakers. La intención del ala-pívot es firmar un máximo con la franquicia angelina cuando concluya la campaña, pero ya hemos visto que las cosas en la NBA pueden cambiar mucho de un año para otro. Sino que se lo digan a Kawhi.

A pesar de que todo apunta a que la estancia de la estrella en Hollywood será a largo plazo, está claro que en la franquicia nadie puede descuidarse. LeBron ya ha chocado (relativamente) con más jugadores en el pasado. Su sombra es muy alargada, aunque de momento han empezado bien y parece que hay buena sintonía entre ambas estrellas. Si esto sigue así y el equipo alcanza (por fin) los playoffs y consigue superar alguna ronda y acabar con buenas sensaciones todo indica a que Davis se quedará en Los Ángeles.

6 veces All Star, MVP del Partido de las Estrellas, campeón olímpico en Londres 2012, 3 veces en el Mejor Quinteto de la Liga, 3 veces máximo taponador... En las dos campañas previas a esta última temporada se fue hasta los 28 puntos y 11 rebotes de promedio. En la 18/19, con restricción de minutos, ha logrado promediar 26+12+4. Volverá a compartir equipo con dos viejos conocidos, Rondo y Cousins, en un trío que representó una alianza rota por un tendón de Aquiles. Y con LeBron. Sobre todo con LeBron. Incluso a los focos de Los Ángeles les cuesta alumbrar a alguien tapado por la sombra de El Rey. Ya veremos como gestiona esto. Como hemos dicho, el futuro podría depender de ello.

Anthony Davis tiene el currículum y el talento. Es un magnífico defensor que cuadrará bien en el sistema de Vogel. Tira de tres, de dos, machaca, rebotea, tapona, roba, corre y asiste. Tiene todas las armas y todas las características para triunfar en la NBA. Y está en una franquicia histórica en la que puede forjar su leyenda. Empieza una nueva era en Los Ángeles.