Competición
  • Clasificación Eurocopa

NBA | FINALES 2019

El toque mágico en los Raptors del gregario Sergio Scariolo

Además de cuajar perfectamente en su posición, movió algunos hilos clave que acabaron con Marc Gasol en los Raptors. Su primera temporada como ayudante en la NBA ha sido redonda.

En contraposición a un número más o menos importante de técnicos europeos que siempre ha mirado con cierta desconfianza el universo NBA, Sergio Scariolo (58 años) llevaba años considerando la idea de dar el salto y conocer más de cerca la liga profesional estadounidense. El resultado, sin embargo, ha resultado impactantemente inmediato. Scariolo, que es una de las tres patas del equipo de ayudantes de Nick Nurse (los otros son Adrian Griffin y Nate Bjorkgren) dio el paso el pasado verano. Después de negociar sin éxito con los Charlotte Hornets, las conversaciones con Masai Ujiri, general manager de los Raptors, llegaron a buen puerto. Scariolo, lastrado para entrenar a un club ACB en España por la incompatibilidad con el cargo de seleccionador, echaba de menos el día a día y aunque se metió en una tremenda espiral de trabajo para compaginar su nuevo puesto con la Selección, ha resultado una vez más ganador.

Scariolo ha tenido un año frenético en el que se ha repartido con Adrian Griffn y Nate Bjorgren las tres áreas de trabajo que desarrollan los ayudantes de Nick Nurse en Toronto: defensa, ataque y situaciones especiales. Scariolo ha terminado trabajando el ataque en los playoffs, pero admite que ha recibido un tremendo aprendizaje durante la temporada. Instalado cómodamente en un piso cercano al hospitality donde entrenan los Raptors, se ha sentido cercano a la ciudad de Toronto desde el inicio. Él como otros muchos, la define como una pequeña Nueva York aunque a los lugareños no es la comparación que más les guste. Tal vez a eso ha ayudado el aroma europeo que siempre ha desprendido la franquicia y también el hecho de que Nick Nurse trabajase en Bélgica e Inglaterra durante sus inicios (Oostende, Manchester Giants y London Raptors). A Scariolo se he ha permitido importar aspectos del juego europeo que ha ido adaptando a las necesidades de los Raptors y a la exigencia de la NBA.

Basta echar un vistazo a las entrevistas que ha concedido durante el año para comprender que a los 58 años también es posible vibrar con nuevas experiencias. Aprender a ser segundo entrenador, sentirse escuchado por el jefe Nurse, sorprenderse con cada una de las cosas nuevas que hace Kahwi (ya a principio de temporada Scariolo había advertido que el alero de Los Ángeles estaba a la altura de los mejores). En definitiva, vivir de nuevo una primera vez que intuyó pronto. Tal vez no el título, pero sí las posibilidades de jugadores versátiles como Ibaka, Siakam o VanVleet que son los que han dado el paso para hacer más valioso el trabajo de Kahwi o Lowry.

Marc Gasol y los Raptors

Finalmente, Scariolo ayudó a dar el toque de gracia a la franquicia. Él fue uno de los grandes entusiastas que pidieron a Masai Ujiri y Nick Nurse un esfuerzo por Marc Gasol, para cuadrar un equipo al que el factor de desequilibrio Marc podía dar el salto definitivo para hacer volar a la franquicia hacia el anillo. Scariolo se ha quitado méritos sobre la operación pero lo cierto es que cuando supo a través de las partes que había opciones, hizo llegar a los jefes de la franquicia canadiense que detrás de esa incorporación podía estar una de las llaves para llegar a las finales.

Como ayudante de ataque, Scariolo salió con una premisa a esta final contra los Golden State Warriors que reveló en una entrevista al diario Málaga Hoy: “Se trata de buscar una buena selección de tiro, un 30% de sus puntos viene en transición. Y eso lo puedes controlar algo porque depende de tu ataque, hay que intentar no regalárselo”. Para orgullo de su mujer Blanca y de sus hijos Alessandro y Carlota, Scariolo ya forma parte del selecto club de españoles con un anillo. Un antiguo jugador suyo, Zan Tabak, ganó uno como jugador con los Houston Rockets. Lo metió en un banco porque no lo consideraba suyo.

El año no ha acabado para Sergio Scariolo, que ahora viajará a un campus y permanecerá unos días en Estados Unidos. El siguiente reto será empezar a preparar la lista de 16 jugadores que se concentrará en Madrid con vistas al Mundial de China y en la que, al menos, se espera que haya otro anillo más: el de Marc Gasol.