Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

LIGA ENDESA | MADRID 94 - VALENCIA 72 (1-0)

El Madrid desmonta al Valencia con un Randolph imparable

Los blancos arrasaron a un rival sin energía ni determinación. En el minuto 28 vencían por 34: 72-38. Randolph sumó 24 puntos (6 de 6 de tres) en 22:13.

En tiempos de playoff el 1-0 siempre fue el Grial de la ACB, lo más anhelado por los aspirantes al título, aunque hay ejemplos recientes que le restan trascendencia al objetivo. De momento, el 1-0 luce en el casillero del Madrid tras una exhibición de juego, ambición, fuerza y talento con un Randolph desatado. A este nivel recuerda lo que pudo ser y no fue en la NBA. Acabó con 24 puntos (6 de 6 en triples) y 30 de valoración en 22 minutos. Fue el mascarón de proa de la nave blanca. “El primer set lo perdimos 6-0”, resumió con elocuencia Ponsarnau. Pero como en los Grand Slam, esto es al mejor de cinco.

Un punto que para el Madrid tiene un valor especial. Porque después de una decepción de las que deja huella era difícil intuir cómo respondería el cuerpo. Tenemos ejemplos que dicen una cosa y la contraria. El Real más brillante de la era Laso, el de las rachas y los récords, perdió en 2014 la final de la Euroliga frente al Maccabi y luego se derrumbó. Un año antes, en cambio, había reaccionado bien a la derrota con el Olympiacos para celebrar la primera Liga de la década. También se puso de pie en 2016, al contrario que en 2017 tras chocar con Udoh y luego, exhausto, con el Valencia en la ACB. Así que después de la Final Four de Vitoria, las dudas eran lógicas: ¿cómo respondería en el playoff?

La eliminatoria ante el Manresa dejó buenas sensaciones, aunque el cara a cara con el Valencia es otra cosa, un desafío de calado. El campeón de la Eurocup llegó al primer asalto fatigado y quizá algo acomodado, con el billete a la Euroliga ya en el bolsillo, pero la actuación blanca fue incontestable. Se juntó el hambre con las ganas de comer. La falta de energía visitante frente a una marea local desbordante.

Causeur mantiene el ritmo

Arrasó de salida (20-7), con Randolph y Taylor enchufadísimos y una defensa precisa e intensa, que no concedía una canasta fácil. Will Thomas lideró un amago de reacción: 24-18. Un espejismo. El Real, pleno de acierto (16 de 27 de tres), ni siquiera necesitó al mejor Campazzo ni al mejor Tavares. Por ahí andaba ya Causeur (11 puntos en sus primeros 10 minutos, esta vez en la primera parte).

El Valencia daba puntadas sin hilo para tratar de sujetar al enemigo; todo se descosió en el tercer cuarto, cuando la diferencia creció en progresión geométrica con el quinteto inicial, el formado por Campazzo, Rudy, Taylor, Randolph y Tavares. Parcial de 24-5 y +34 (72-38). El duelo echaba el cierre pese a quedar aún 12 minutos. Lo bueno para el Valencia, si sabe encauzarse, es que aquí los revolcones restan lo mismo que una derrota peleada. Al Madrid, eso sí, le sabe a gloria.