Baskonia Baskonia
82
FIN
71
Manresa Manresa

LIGA ENDESA | BASKONIA 82 - MANRESA 71

El Baskonia sigue la estela del Madrid y el Barça

Los vitorianos dominaron al Manresa y continúan su buena racha en la competición doméstica. El conjunto de Perasovic se asientan en la tercera plaza de la clasificación.

De poco sirve ganar en el Palau un partido pendiente de disputa por los cuartos de final de la Euroliga si luego tropiezas en casa ante el BAXI Manresa. La temporada de los catalanes está siendo incomparable pero está por debajo de Kirolbet en potencial. Ese fue el mensaje que envió Perasovic a sus jugadores en los tiempos muertos del primer cuarto, cuando los del Bages dominaban en el luminoso.

Al final, el Baskonia corrigió su tendencia y terminó ganando con solvencia. El club vasco celebró el Día de la Madre cambiando los apellidos en la camiseta de los jugadores. Estos llevaban los de las madres en lugar de los de los padres. Así, el quinteto local estuvo formado por Andrei, Gullota, Pedersen, Tevzazde y Veiré o, lo que es lo mismo, Vildoza, Garino, Shields, Shengelia y Poirier. Hijos de sus padres o de sus madres pero BAXI comenzó el choque mucho mejor (2-7, min. 7).

Lundberg y Pere Tomás eran los artilleros aunque una reacción local final acercó a los de Perasovic. El primer cuarto terminó con un 11-14 y 7 pérdidas del equipo vitoriano. Un triple de Hilliard y un tiro libre de Voigtmann colocaron a Baskonia por delante y, salvo momentos puntuales, los del Buesa ya no perdieron el control del marcador. Hubo una técnica a Peñarroya por protestar una falta de Sakho y fue cuando llegaron los triples de Marcelinho.

Al descanso, Kirolbet ya dominaba por 10 puntos (41-31) pero Poirier sumaba tres peligrosas faltas personales por lo que tuvo que chupar más banquillo del previsible. En el minuto 37, Baskonia ya ganaba por 14 puntos (59-45). El trabajo defensivo y las buenas elecciones en ataque permitieron esa primera escapada seria. Cuatro jugadores diferentes superaban la decena de puntos (Huertas, Shengelia, Garino y Hilliard). Peñarroya tuvo que pedir tiempo muerto para aleccionar a los suyos. Perasovic metió en el campo a Jalen Jones y la intensidad creció aún más.

Casi al final de la tercera entrega, el Baskonia rozaba la veintena de diferencia (65-47, min. 29). Zubcic vio una técnica por flopping nada más comenzar el último cuarto. Este fue como una centella porque ya no había demasiado en juego y los entrenadores apenas detuvieron el juego. Alguna visita al instant replay sí lo ralentizó pero el pescado estaba ya totalmente vendido. El máximo anotador de BAXI fue Lundberg, con 20 puntos. En el equipo vasco, Hilliard, con 16. Bueno, perdón, 16 de Jenkins, que las que mandaban en este choque eran las madres.