Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

PLAYOFFS NBA

Irving, Antetokounmpo, Kawhi, Embiid... empieza la lucha por el trono de LeBron en el Este

Conferencia Este, NBA

Boston se juega el proyecto, los Sixers, El Proceso; los Bucks quieren la reivindicación y los Raptors dejar atrás años de fracasos en playoffs. La ventaja de campo, clave.

Empieza lo bueno en el Este. Después de una primera ronda insustancial y de la que es muy difícil sacar conclusiones, la lucha por la corona de LeBron James tendrá su primera gran batalla. Las semifinales de Conferencia serán el primer escollo que se tendrá que superar para acercarse al vacío trono de 'El Rey'. Los cuatro equipos que se postulaban como favoritos a principio de temporada se juegan ahora el año en esta eliminatoria.

No son unos cruces cualquiera. Cada equipo se enfrenta a su lucha particular, una pelea contra sí mismo. Boston se juega el proyecto, los Sixers, El Proceso; los Bucks quieren la reivindicación y los Raptors dejar atrás años de fracasos en playoffs. La ventaja de campo, tan importante tradicionalmente en playoffs (sobre todo en el Este) será una de las claves a tener en cuenta en las eliminatorias. 

Curiosamente, y para rizar más el rizo, los dos equipos que han protagonizado un sweep en primera ronda se enfrentan entre ellos: Celtics y Bucks. Ambos se deshicieron con comodidad de Pacers y Pistons (especialmente Milwaukee) y se jugarán el pase a la final en un cruce que enfrenta al primero contra el cuarto. Por otro lado, los que más dudas han presentado en esta primera batalla serán los que jueguen la otra semifinal. Segundos en la regular season, los Raptors se deshicieron de los Magic tras perder el primer partido, mientras que los Sixers (terceros) también se dejaron el primer encuentro ante los Nets para luego ganar cuatro seguidos y pasar a segunda ronda.

La eliminatoria entre la histórica franquicia de Boston y el joven equipo de Budenholzer se antoja como la más interesante. Por cómo se ha desarrollado el año del conjunto de Stevens y por la forma en la que han dominado los Bucks, los mejores de lejos en una temporada regular en la que han sido los únicos en llegar a las 60 victorias.

Los Celtics se juegan el proyecto que comenzó con la llegada de su actual técnico en 2013. Desde que finalizó la era de Garnett, Pierce, Doc Rivers y compañía, solo hubo un año de transición y de ausencia en playoffs antes de volver a la fase final. Desde entonces, solo han mejorado. Tras dos derrotas en primara ronda, la franquicia empezó a recoger los frutos y jugó su primera final de Conferencia desde 2012 con Isaiah Thomas como hombre fuerte. La llegada de Irving hace ya dos temporadas impulsaba al equipo, y su ausencia no impidió repetir final en el Este el pasado año, donde cayeron ante LeBron a pesar de jugar el séptimo en casa.

Este año se las prometían, pero la fase regular estuvo llena de dudas. Las dudas sobre la continuidad de Irving, la falta de química en el vestuario y los irregulares resultados no hacían presagiar nada bueno, pero en primera ronda han puesto la directa y han demostrado que la post temporada es su terreno. 4-0 ante Indiana. No es la primera vez que esto pasa. Stevens ha demostrado ser un entrenador de playoffs. De hecho, su techo en la regular season se queda en las (nada desdeñables) 55 victorias del año pasado, pero su gestión siempre se ha caracterizado por lo competitivo que ha hecho a los suyos en las eliminatorias por el título, sobre todo en casa, donde si juntamos el año pasado con este suman un récord de 12-1 en los partidos disputados en el Garden.

Llevan dos años llamando a las puertas con insistencia y quieren el trono del Este, pero no lo van a tener nada fácil: los Bucks han sido un equipo muy sólido toda la temporada y tienen ventaja de campo, algo que se antoja, repetimos, clave en las semifinales. Antetokounmpo ha alcanzado su máximo desarrollo como jugador (y lo que le queda), y tienen una plantilla compensada y decidida, que ha arrollado a los Pistons y que ha conseguido regularse durante todo el año para llegar a perfectas condiciones a esta ronda.

El duelo de Budenholzer con Stevens promete. El primero ya demostró ser un gran técnico durante los 82 partidos de la fase regular con los Hawks, y puede conseguir su segundo premio a Mejor Entrenador del Año en la presente campaña. Pero en su etapa en Atlanta no dio con la tecla en la fase final. Veremos si este año es distinto. Ni los Celtics tienen ningún jugador con capacidad (en teoría) para frenar a Antetokounmpo, ni los Bucks para hacer lo propio con Irving, un hombre que se examina en esta ronda y del que los aficionados esperan mucho. 

No se juegan lo mismo. Una derrota de los Bucks sería dolorosa, pero asumible por la juventud de Giannis y siendo el primer año de Budenholzer en el banquillo. Pero en Boston se juegan el proyecto. Perder en segunda ronda podría tener consecuencias para ellos, y la continuidad de Irving podría depender de lo bien que se le den este año los playoffs. Si los 'verdes' consiguen arrancar una victoria en los dos primeros partidos en Milwaukee, el Garden podría dictar sentencia, pero en principio, la ventaja de campo le da el cartel de favorito (por poco) al equipo de un Pau Gasol que podría estar recuperado para esta eliminatoria. Los retornos de Brogdon para los Bucks y de Smart para los Celtics también se esperan, y podrían ser claves para el desarrollo del choque.

Kawhi busca resarcirse ante un Proceso que se examina

La otra semifinal tiene también mucho juego. Y mucho nivel. Los Raptors se han chocado una y otra vez en playoffs en las últimas temporadas, mientras que los Sixers tienen, esta vez sí, el primer gran examen desde que se inició el famoso Process. Son dos equipos que mezclan perfiles de jugadores que tradicionalmente han dado campeonatos. En Toronto parten con ventaja de campo, y con buenas sensaciones tras los últimos duelos ante los Magic en primera ronda. Las llegadas en febrero de jugadores como Marc Gasol han completado la plantilla, la experiencia de hombres como Danny Green podría antojarse clave, y Siakam está mostrando un nivel superlativo en playoffs... pero todos los ojos están puestos en Kawhi Leonard.

El alero llegaba tras una temporada polémica y en blanco con los Spurs, y ha hecho los mejores números de su carrera. Del nivel que ha mostrado contra Orlando es difícil sacar conclusiones, pero ahora sí que deberá ser decisivo. El hombre que derrotó a LeBron en las Finales de 2014 es el que ahora quiere ocupar su trono. Seguramente haya un momento en el que la eliminatoria esté en sus manos... y ahí tendrá que responder. 

Les esperan los Sixers. Están en un momento extraño. La pasada temporada se quedaban en semifinales (este año por fortuna evitan a Boston, su bestia negra) dando la sensación de que les faltaba algo más. Pero en esta campaña, con Butler y Tobias Harris en el equipo y con el superlativo nivel de Embiid, se espera mucho de ellos. No convencieron en la fase regular y tardaron en hacerlo ante los Nets, pero salvaron los muebles y ahora falta por ver cómo compiten en el verdadero examen de su proyecto. El proceso llega a su culmen, pero tiene a Butler, Harris y Reddick como agentes libres para el año que viene, y no se sabe qué puede pasar con ellos (en Philadelphia quieren mantener el bloque). Brett Brown también se la juega. Una eliminación en semifinales cuando el objetivo es la Final de la NBA podría tener consecuencias, y algunas miradas se dirigen hacia el banquillo de Philadelphia. Gestionar tantos egos nunca es sencillo...

De una forma o de otra, parece que está claro que vamos a vivir dos eliminatorias de mucho nivel. De hecho, hacía mucho que no se veía tanto nivel en las dos semifinales del Este. Hay mucho en juego. Los cuatro esperaban a principio de año llegar lejos en la fase final, y los cuatro compiten contra rivales temibles. Tendrán que poner todas sus cartas sobre la mesa si no quieren echar a perder un año que puede ser clave para las franquicias... y para sus estrellas.

Bucks, Celtics, Raptors, Sixers. Antetokounmpo, Irving, Leonard y Embiid. Se juegan la corona del Este. Una corona que está muy cara. Y para conquistarla, deberán luchar contra sus rivales, contra la alargada sombra de LeBron James... y contra ellos mismos.