Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

EUROLIGA | MADRID 78 - PANATHINAIKOS 63 (2-0)

Campazzo se come a Calathes y el Madrid toca la Final Four

Exhibición defensiva del Madrid, que volvió a anular al base griego y rompió al Panathinaikos en menos de tres cuartos: 59-38. Campazzo, 13 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias y 5 robos.

Un Campazzo de oro en ausencia de Llull y una defensa primorosa, que volvió a colapsar a Calathes (0 de 11 en el tiro) y a todo el Panathinaikos, sitúan al Madrid a solo un triunfo de repetir en la Final Four. Sería la sexta en las últimas siete temporadas, cuando de las 27 ediciones anteriores solo participó en cinco.

Más allá de los títulos, el Madrid sigue escribiendo una nueva edad dorada de su baloncesto, con noches como esta, con un Palacio que hirvió de pasión y una afición feliz. Triunfo de equipo, como siempre, aunque esta vez con un Campazzo superlativo: 13 puntos (2 de 3 de dos y 3 de 5 en triples), 7 rebotes, 9 asistencias y 5 robos para 26 de valoración en 22:33. El base argentino tiene duende y ha llegado a este playoff boyante, ofrece una mezcla idónea de madurez física y mental cinco años después de su fichaje. La apuesta de entonces da ahora sus réditos.

Fue escuchar el disparo al aire que marcaba el inicio de todo y ver a un Madrid desatado, con una defensa de nivel clase mundial, con ganas de demostrarle cosas al PAO, de apagar sus quejidos arbitrajes. Quería jarana, quería correr, pasar y anotar, divertirse como antaño y entusiasmar a sus fieles. Al cruce con el minuto 8 vencía por 15 (21-6). Campazzo, Taylor con el lazo al cuello de Calathes, Rudy, Randolph y Tavares realizaban un trabajo fantástico. El PAO echó el cierre al cuarto con apenas 8 puntos y ¡31 a -3 en valoración! (Calathes, -4).

La única objeción, los cinco tiros libres fallados, seis al descanso (3 de 9), y que el Facu, pletórico en intensidad, velocidad y talento, debía darse una tregua. Salió Prepelic y lo hizo bastante bien, acertó con dos triplazos, forzó una falta, anotó otra canasta (9 puntos en 10 minutos), pero no es base. Y tampoco Causeur, que estuvo unos minutos en el puesto sin apenas rodaje ahí este curso. Los ataques se ralentizaron y las pérdidas se apilaron hasta sumar 10 en la primera parte. Gist y Vougioukas aprovecharon un descanso de Tavares para crecerse: 11 puntos entre ambos, todos los del Panathinaikos del minuto 10 al 15.

Campazzo, Taylor y una defensa galáctica

El rebote era blanco y los triples también; sin embargo, un estirón de Kilpatrick dejaba la segunda parte abierta al poco de iniciarse: 35-29. En cancha, el quinteto que Laso había puesto de salida, el de la defensa galáctica, que no tardó mucho en calentar motores. Forzó siete pérdidas al enemigo en ese tramo y volvió a volar con Randolph metido en los ataques desde el salto inicial; con el mejor Taylor del curso, brillante atrás y ahora también con detalles de categoría en ataque (triples, penetraciones y una cada vez mejor visión del último pase); con la fiabilidad de Rudy y con un Campazzo espectacular, de ovación y vuelta al ruedo. Méritos aparte, siempre será más fácil sacarle a él a hombros que a Tavares. El gigante caboverdiano culminaba contraataques y no paraba de trabajar.

La mejor jugada del partido había llegado en el primer cuarto: taponazo de Taylor, galopada de Facundo y pase por la espalda para el mate de Tavares. A ellos se les unieron Carroll y Deck. Este último cogió el testigo del alero sueco sin que nada se resintiera. Antes de bajar el telón del tercer periodo, el Real abrazó los 21 de ventaja: 59-38. Jaque al campeón griego, la eliminatoria viaja ya al OAKA hablando español. A un triunfo de la sexta Final Four en siete años, que se dice pronto.