Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial
Liga Holandesa
EN JUEGO
Heracles Heracles HCL

3

Willem II Willem II WII

1

EN JUEGO
Feyenoord Feyenoord FEY

3

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

0

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Twente Twente TWE

-

FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

6

Waalwijk Waalwijk WAA

2

MAGIC 111-MAVERICKS 106

Los Mavs de Doncic, en modo tanking: 9 derrotas en 10 partidos

Los texanos también pierden en Orlando con 24 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias de Doncic. Si son top 5 en el draft, se quedan su elección.

Esto que está conociendo ahora Luka Doncic también es la NBA: las temporadas que se hacen demasiado largas, al menos en lo colectivo, las derrotas que se apilan casi al ritmo de los partidos en lo que parece una carrera sin final y en la que desde los despachos se espera precisamente eso: derrotas.

El planteamiento es ya de sobra conocido: cuando los Mavericks intercambiaron a Trae Young (número 5 del draft) por Doncic (3), enviaron a Atlanta Hawks una primera ronda que para este próximo draft de 2019 tiene protección top 5. Es decir, los Mavericks solo la mantendrán (podrían perderla incluso en 2023) si su elección es una de las cinco primeras. Así que, olvidada hace tiempo cualquier aspiración vinculada con los playoffs (el 12 de enero estaban 20-22, recuerdo), en Dallas acumulan derrotas pensando en ese cara o cruz de la lotería en el que se llevarán o un top-5... o nada.

En Atlanta empiezan a fruncir el ceño porque lo que parecía un pick seguro empieza a complicarse: con la derrota en Orlando (111-106), los Mavs han perdido nueve de sus últimos diez partidos y están ahora 27-38, rondando ya el séptimo peor balance de la liga. Los equipos no juegan a perder, es obvio, pero los despachos los ponen en esa disposición si conviene, casi siempre sobre la marcha como es el caso. Los Mavericks soltaron a casi todo su quinteto en la operación Porzingis (otra inversión para la próxima temporada) y enviaron a Harrison Barnes a Sacramento. Ahora juegan solo para amarrar el Rookie del Año de Doncic, al que no parece que la tremenda progresión de (precisamente) Trae Young deba preocupar, y para comprobar qué les vale y cuánto les vale de su actual roster, en el que empieza a ser una realidad otro acierto del draft, un Jalen Brunson (número 33) que en Florida sumó 18 puntos y 9 asistencias. Doncic acabó en 24+5 con 8 rebotes y un 9/20 en tiros. Sigue acumulando estadísticas al ritmo de lo que definitivamente va a ser una temporada rookie histórica. Y, al otro lado del espectro, Dirk Nowitzki se permitió su primer partido de 15 puntos del curso, con 9 en un último cuarto en el que los texanos, que solo han ganado seis partidos fuera de su pista (6-27) pasaron de perder por 19 o meter cierto miedo a los Magic (109-101 a 100 segundos del final). Nada más.

Los Magic han ganado 11 de sus últimos 16 partidos y están 31-36, en una carrera de torpes por estar en unos playoffs del Este donde la progresión de Pistons y Nets deja en juego, salvo sorpresa, poco más que una octava plaza por la que se pegan en la baratísima Southeast: 31-34 los Heat, 31-36 los Magic, 30-35 los Hornets y, ya lejos, 27-38 los Wizards. Vucevic, que será agente libre y al que muchos colocan en la órbita de los Mavericks, precisamente, terminó con 20 puntos, 13 rebotes y  6 asistencias. Y Aaron Gordon con 18+6+3. Con eso (y 22 puntos de Ross) bastó, aunque Steve Clifford se mostró enfadado después del partido y aseguró que un buen día en el tiro de los Mavs les habría metido en problemas muy serios. Pero no fue así, para alegría suya... y de los despachos de los Mavs.