EUROLIGA | BASKONIA 104 - KHIMKI 86

El Baskonia se exhibe ante el Khimki y se asienta en 'playoff'

Los de Perasovic sentenciaron el choque en un excelso tercer cuarto en el que anotaron 38 puntos y se asientan en zona de playoff.

Vitoria
0

El Baskonia ganó al Khimki en el Buesa, le alejó en la clasificación y se pone con un balance, por fin, positivo de 13 victorias y 12 derrotas. Ambiente frío hasta el descanso ya que la peña más bulliciosa, Indar Baskonia, participó en la manifestación del Día de la Mujer y llegó al pabellón en el ecuador del partido. La clave estuvo en el tercer cuarto, cuando hubo un parcial de 38-16.

El choque arrancó con un triple de Jenkins. Los rusos comenzaron desmelenados, con grandes porcentajes en ataque y muy intensos en defensa. Los primeros guarismos señalaban un 4-8 o un 6-11 por ejemplo. Pero un parcial de los vascos de 9-0 con un inmenso Poirier equilibró las cosas. Al final del primer cuarto, el marcador señalaba un 22-17.

El Baskonia supo frenar a Shved con jugadores como Vildoza, Garino (en el quinteto inicial) o Hilliard, pero Monia y Crocker no fallaban en sus lanzamientos exteriores. Corría el minuto 14 y el luminoso mostraba un empate a 27. Tras un parcial de 10-8, los de Perasovic consiguieron ponerse por delante pero el intercambio de canastas dejó el partido, prácticamente, en tablas al descanso. 40-41 a favor de los rusos. Demasiados puntos en contra para la filosofía del entrenador de KirolBet.

Poirier se fue a los vestuarios con 14 puntos, 9 rebotes y 24 de valoración. Pero un jugador sólo no puede ganar un partido salvo en honrosas excepciones. Khimki hacía daño con su defensa de cambios automáticos y su capacidad atlética. El Baskonia sólo lanzó 6 triples en los dos primeros cuartos y cometió 9 pérdidas de balón. Los rusos, sin embargo, intentaron 21 triples antes del ecuador. KirolBet tenía que despertar y lo hizo en la segunda parte del compromiso.

El tercer periodo ya comenzó con un parcial de 6-2. Thomas, que se había marchado al descanso con 11 puntos, empezó a fallar mientras que los locales encontraron buenas soluciones en el poste bajo. Con el 55-46, Kurtinaitis paró el partido y aleccionó a los suyos. Baskonia defendía, corría y anotaba. En estático también encontraba soluciones ofensivas. En definitiva, un parcial de 38-16 en el tercer cuarto. Vildoza anotó dos triples frontales y luego se animaron, respectivamente, Hilliard y Diop. Al entrenador de los rusos se le acabaron muy pronto los tiempos muertos y luego, al final de la tercera entrega, no pudo parar la hemorragia. Se precipitó al pedirlos.

El último cuarto arrancó con un demoledor 78-57 y, cuando los moscovitas se pusieron a 14 (84-70, min. 35), Perasovic pidió tiempo muerto. No quería sorpresas ni remontadas históricas. Volvió a meter a su artillería en la cancha (Janning incluido) y cerró el partido con un sensacional Voigtmann, que estuvo a punto de firmar un triple doble. La semana que viene, tercera jornada consecutiva como locales recibiendo al Buducnost en el Buesa Arena.