Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
Gran Canaria Gran Canaria
83
FIN
101
Baskonia

LIGA ENDESA

La vida es bella con Luca Vildoza

El base argentino revienta el partido con un espectacular tercer cuarto. En el Herbalife Gran Canaria, Rabaseda y poco más.

Cada jornada acrecienta, para el Gran Canaria, la sensación de pesadilla. Hoy apenas le pudo aguantar 20 minutos a un Baskonia que, liderado por Vildoza y Voigtmann, le dio una verdadera tunda a un alicaído rival, de nuevo rendido mucho antes de tiempo.

En un comienzo muy intenso de partido, se agarraban a sus respectivas torres tanto Gran Canaria como Baskonia para plantarle cara al rival. Voigtmann enchufó dos triples para el 6-8, mientras que cuatro puntos de Pasecniks mantenían al Herbalife en la pelea, 8-10. Cierto es que que la formación fue casi siempre por delante en los primeros minutos, mas no conseguía escaparse. Así, si Jones ponía a los suyos 14-19, Oliver y Rabaseda se combinaban para dejar el partido empatado al final del primer cuarto: 19-19.

Balvin había puesto al Herbalife por delante con un 2+1, 22-21, pero un desatado Voigtmann (15 puntos al descanso), con otros cinco puntos seguidos, triple incluido, dejaba el marcador en 24-30. Un mate del gigante alemán y otra canasta de Shields estiraban la renta baskonista hasta el +12, 26-38. Entonces, el Granca se agarró al de siempre: Xavi Rabaseda. Todo coraje y mayor pundonor, el alero catalán conecto mate y triple para poner el electrónico en 31-38, y el primer triple de Eriksson recortó de nuevo las diferencias: 34-40.

Los locales percutían sin cesar, pero enfrente tenían a un equipo rocoso donde las haya, físico hasta el extremo, roca casi imposible de horadar si además se permiten más contactos en su zona que en la contrario, sus manos por todos lados. El Granca se despistó, desquiciados también como estaban ambos equipos por la extraña actuación arbitral, y Hilliard y Jones aprovecharon para cerrar el primer tiempo con el 40-48 brillando en el cielo del Gran Canaria Arena.

Los cinco puntos con los que Strawberry empezó el tercer cuarto, 45-48, no fueron sino la calma antes de la perfecta tormenta de baloncesto que desató Vildoza. Para empezar, y aprovechando además una antideportiva sobre él mismo cometida por Rabaseda, conectó nueve puntos seguidos para poner a su equipo con una serio 45-57. El propio alero del Granca metió un triple para maquillar algo el resultado, pero el base argentino respondió con una asistencia de lujo a Voigtmann, y una canasta de Shields para el 48-63 obligó a Víctor García a parar un partido que le escapaba a su equipo. Apenas surtió efecto, pues Vildoza metió otros seis puntos seguidos, triple y 2+1, y la renta para el Baskonia era ya de 17 puntos: 52-69.

Tras dos triples de Tillie y un palmeo de Pasecniks se puso a 11 el Herbalife, 60-71, pero los de Perasovic seguían marcando el compás y una canasta sobre la bocina de final de cuarto de Huertas cercenaba cualquier conato de remontada: 65-79.

Salió el Baskonia como un ciclón a jugar el último periodo, acaso con muchas ganas de sentencia el partido cuanto antes. Tanto fue así, que un parcial de 0-6, culminado con Poirier reventando el aro insular, suponía el 65-85 y que de nuevo el Herbalife tuviera que pedir tiempo muerto cuando no se había jugado ni un minuto y medio de cuarto. Desde entonces, con la tarea más que resuelta, los pupilos de Perasovic se dedicaron a contemporizar ante un juguete roto como es el actual Herbalife Gran Canaria, que tiene la amenaza del descenso cada vez más presente. El 83-101 final fue hasta generoso con los deméritos amarillos.