SUNS 109-WARRIORS 132

Curry y los Warriors llevan 17 triunfos seguidos contra los Suns

Curry y los Warriors llevan 17 triunfos seguidos contra los Suns

Christian Petersen

AFP

El campeón se escapó mediado el segundo y cuarto y ya no sufrió en Phoenix, donde ha ganado en sus últimas 9 visitas. Bien Jordan Bell.

Phoenix, hogar de los Suns... y balneario de los Warriors, que llevan 9 triunfos seguidos en visitas a un rival de División al que ha ganado en sus últimos 17 encuentros. La reconstrucción inacabable de unos ha coincidido con el mejor momento histórico de los otros, y el guion se volvió a repetir para cerrar 2018: 109-132 en un partido en el que los Warriors (25-13) solo estuvieron por detrás con el 2-0 pero no se despegaron hasta los últimos cinco minutos del segundo cuarto, en los que consiguieron con un 7-24 convertir el 45-45 en un 52-69 que ya no tenía vuelta atrás.

Los Suns van progresando. Solo llevan 9 triunfos (9-29) pero su imagen no es ahora la de las primeras semanas de competición, cuando (literalmente) apenas parecían un equipo de la NBA. La llegada de Oubre (15 puntos) ha añadido más anotación a la mucha que tienen TJ Warren (24), Booker (20 y 6 asistencias) y un DeAndre Ayton (25+10 rebotes) que va claramente a más y con el que hay que separar la alargada sombra de Luka Doncic de lo que es un incuestionable crecimiento que se aprecia casi semana a semana. Tiene 20 años, promedia un 17+11 en ascenso y va enseñando que puede progresar (lo suficiente y con el tiempo) también en defensa: va a ser un jugador tremendo al margen de que acabe haciendo mejor o peor carrera que otros que no le quitaron el número 1 del draft.

Pero sus mejores sensaciones todavía no valen contra todos los rivales, no desde luego contra unos Warriors cómodos en ataque: 31 asistencias, 14/28 en triples. Stephen Curry lideró la carga (34 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias, 5/9 desde la línea de tres) secundado por un Durant que casi ni sudó (25 puntos), Klay Thompson (15) y un brillante Jordan Bell, que apareció como un tornado por los problemas de faltas de Looney y en poco más de 16 minutos firmó 10 puntos, 6 rebotes y 3 tapones. Lo que esperaban los Warriors con más regularidad en un jugador cuya segunda temporada está siendo por ahora decepcionante en la posición en la que más necesidad tiene su equipo tras la lesión de Jones, antes del regreso de Cousins y cuando se busca sin mucho disimula lo que pueda caer en el mercado: jugadores cortados, algún trade con olor a ganga...