Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
Liga Holandesa
Heracles Heracles HCL

-

PSV PSV PSV

-

FINALIZADO
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

Willem II Willem II WII

3

FINALIZADO
Twente Twente TWE

3

Waalwijk Waalwijk WAA

3

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

1

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

0

Groningen Groningen GRO

0

Masters 1000 Cincinnati
FINALIZADO
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
6 3 3
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
3 6 6
WTA Cincinnati
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
-
madison_keys Madison Keys Madison Keys
-

SPURS 120-CELTICS 111

Pau Gasol vuelve 26 partidos después y los Spurs arrasan

Pau Gasol vuelve 26 partidos después y los Spurs arrasan

Ovación para el español y exhibición de su equipo en un tercer cuarto histórico en el que anotaron 46 puntos ante unos Celtics desarbolados.

Volvió Pau Gasol. En el tercer partido en el que tenía el alta médica y en el regreso a casa de los Spurs. En medio de una atronadora ovación y para jugar cinco minutos (no lanzó a canasta y cogió 5 rebotes) que le reinsertaron en el ritmo de su equipo después de una ausencia de 26 partidos. Paró el 4 de noviembre, tras un duelo contra los Magic, paró por molestias en el pie derecho que, días después, se materializaron en una fractura por estrés. Una lesión ominosa para un pívot, más para uno de 38 años y en su decimoctava temporada en la NBA. Pero Pau volvió a la normalidad de pisar la pista, excelente noticia para él, para los Spurs y para el baloncesto español. Es 1 de enero de 2019. No lo olvidemos: año de Mundial.

Volvió Pau para unos Spurs que hace tiempo que volvieron. Gregg Popovich está firmando una de sus mayores obras de arte, que es mucho decir, con esta plantilla de la temporada 2018-19, en la que su equipo estuvo 11-14, con unas sensaciones terribles sobre todo en defensa, y ahora está 21-17. Ha ganado 10 de sus últimos 13 partidos y termina 2018 en el octavo puesto del Oeste, con pinta de no caerse finalmente de esa zona playoffs que no ha abandonado desde 1997. El milagro en movimiento de San Antonio no cesa. No por ahora.

El último triunfo del año no fue, además, uno cualquiera. Los Spurs avasallaron en el segundo tiempo a los Celtics: de 46-52 al descanso (y gracias...) al 120-111 final después de una tormenta perfecta en el tercer cuarto, que se cerró en 46-30, la mayor anotación en un parcial del equipo texano en toda la era Popovich y la más alta en total desde 1993. Fue un tramo en el que, con Derrick White y LaMarcus Aldridge al frente, los Spurs arrollaron a un rival impotente en defensa, con diez ataques seguidos anotando, un parcial de 24-4 y un increíble 19/25 en tiros (5/5 en triples y 3/3 desde la línea de personal). Los Celtics (ahora 21-15, 10-10 fuera del Garden) no pudieron hacer nada, literalmente. A pesar de la energía de Jaylen Brown (30 puntos) y en una mala noche de Tatum y un Kyrie Irving que, defendido por el bullicioso White, acabó en 16 puntos y con un desgarro en el ojo que le hace ser duda para el partido de mañana contra los Timberwolves.

Feo cierre de año para los Celtics, zarandeados por un rival al que Popovich puso las pilas a base de bien en el descanso. En el primer cuarto los Spurs (todavía sin Rudy Gay) se quedaron en 17 puntos con un horrible 22% en tiros. Fallaron 21 de los 27 primeros que lanzaron, después anotaron 39 de 64. LaMarcus comenzó 0/7 y terminó en 13/23, con 32 puntos (12 en el tercer cuarto), 9 rebotes y 5 asistencias. DeMar DeRozan (se enfrenta a sus Raptors el jueves) sumó 13 puntos, 7 rebotes y 10 asistencias y los tiradores acribillaron a los Celtics: 14/26 en triples con un 3/7 de Forbes, un 3/6 de Mills y un 5/8 de Bertans, que acabó con 17 puntos. Y, con todo, seguramente la estrella de la noche fue Derrick White. El número 29 del draft de 2017, en pleno despegue, incordió lo suficiente a Irving y acabó además con 22 puntos, 13 en una segunda parte en la que solo falló un tiro (5/6), perfectamente acoplado en un tramo de baloncesto imperial de unos Spurs que, eso parece, se han propuesto no dejar de sorprendernos (para bien) nunca. Pase lo que pase.