LIGA ENDESA | 14ª JORNADA

El Madrid devora al Baskonia

Los blancos destrozan a su rival en solo tres cuartos: 48-74. Campazzo y Tavares, incontenibles. Causeur, Yusta y Thompkins, a gran nivel. Lesión de Shengelia y récord de público.

El Madrid cerró a lo grande en Vitoria, ante su gran rival ACB en este 2018, un año natural de ensueño que le deja tres títulos más en las vitrinas: Euroliga, Liga y Supercopa, solo se le escapó la Copa, en la final y en la última jugada. Los de Laso rubricaron estos magníficos doce meses con una actuación a la altura de sus mejores logros. Heridos en su amor propio tras regalar la victoria al Fenerbahçe 48 horas antes, salieron a dentellada limpia y devoraron al Baskonia con una puesta en escena demoledora. Campazzo, Causeur, Yusta, Thompkins y Tavares formaron un quinteto letal de salida, que volvió a juntarse en el tercer cuarto para dinamitar el último intento de resistencia local.

Todo saltó por los aires poco después de que Shengelia se lesionara en la rodilla derecha. Corría a campo abierto y Campazzo se cruzó al quite en su camino, lo que obligó al capitán a un giro brusco de la pierna. Falta. Los árbitros señalaron luego antideportiva después de ver la revisión en el vídeo. No lo parecía, a pesar de la triste consecuencia de la acción. El georgiano embocó los dos tiros libres y pidió el cambio, se marchó al vestuario cojeando, muy preocupado por la articulación y lanzando la máscara protectora (también tiene rota la nariz) por pura desesperación. Una canasta de Hilliard y otra de Shields completaban el arreón de orgullo baskonistas. Un 8-0 para ponerse solo a ocho: 44-52. Ahí se acabó todo.

Los de Perasovic estuvieron seis minutos sin llevarse un punto a la boca. El Madrid despidió ese tercer acto 26 arriba (48-74) después de una exhibición en todo el campo. Campazzo y Tavares, incontenibles para el adversario. El base sumó 15 tantos (solo dos errores en el tiro) y 10 asistencias. Y el pívot sembró el pánico en las zonas: 14 puntos, 10 rebotes y 2 gorros. Determinante en el 12-26 inicial y en el 0-15 que descerrajó su equipo entre los minutos 22 y 28. Facu y Edy, una pareja de altura, aunque entre uno y otro haya más de 40 centímetros de diferencia.

Yusta se gana el sitio

Les acompañó Yusta, que ejerció de ariete trabajador. Bien atrás y preciso en el remate, sin apenas tocar el balón, pero resolutivo, a lo Carroll en su ausencia. Metió cuatro de los cinco primeros triples que intentó (15 puntos). Igual o más fuerte arrancó Causeur, 10 de sus 12 tantos en el primer cuarto. Thompkins, en cambio, fue de menos a más para finalizar con 19 y ¡cinco triples sin fallo! De los que saltaron desde el banquillo, Rudy y Ayón tuvieron sus momentos.

Tan poderoso fue el zarandeo, que es posible que el Madrid hubiera ganado incluso sin anotar nada en el último acto. De hecho, tardó seis minutos en volver a hacerlo, como si sus jugadores estuvieran festejando ya en su interior la victoria y el cierre a un año mágico. Pero como no hay nadie más precavido, y con razón, que un entrenador, Laso devolvió a la pista a Campazzo y sentó a un Llull nada fino que le anda dando vueltas a la cabeza (0 de 7 esta vez). El argentino rompió la sequía y la diferencia volvió a tocar los 20: 66-86. Enfrente, Huertas interpretó bien el papel de maquillador y encestó 17 de sus 24 puntos entonces.

El Real es ahora segundo en solitario, a la caza del Barça, y el Baskonia afronta el 2019 con nuevas dudas pese a que vaya al alza en Europa. Y lo afronta con un ruego: que lo de Shengelia no sea nada grave. Ojalá.

El Buesa Arena iguala el récord de público: 15.544 aficionados

El Baskonia colgó el cartel de "no hay billetes" horas antes de que comenzara su partido ante el Real Madrid, que ha igualado la mejor asistencia en la historia de la ACB. 15.544 espectadores llenaron las gradas de un Buesa Arena que registró esta cifra el 3 de enero de 2016. Curiosamente, en ambos partidos, el rival fue el Real Madrid. El tercer encuentro con más público en la Liga Endesa también fue un enfrentamiento en Vitoria entre baskonistas y madridistas. El 9 de abril de 2012 hubo 15.504 espectadores.