EUROLIGA | OLYMPIACOS 63 - BARCELONA 90

Un Barcelona renacido hunde al Olympiacos en Atenas

El Barcelona continúa con su mejoría pese a no tener ya opciones de pasar en la Euroliga. Venció en El Pireo por 27.

En el mejor encuentro disputado por el Barcelona desde hace muchas temporadas, hoy ha logrado una victoria extraordinaria (63-90) en la pista del Olympiacos, segundo de la tabla, después de un encuentro para enmarcar donde todos los jugadores, los pocos de que disponía Svetislav Pesic, se han dejado la piel.

Y si hoy hay que destacar a alguien ésos son los cuatro interiores azulgranas: Adrien Moerman (17 puntos y 13 rebotes), Ante Tomic (19+10), Pierre Oriola (12+8) y Víctor Claver (4+8). Además Koponen ha sido clave marcando a Spanoulis (14 puntos) y Heurtel ha realizado un segundo tiempo increíble (13 puntos y 7 asistencias).

Endosarle 90 puntos a la mejor defensa de la Euroliga (73,4 puntos por partido) y apostar por una defensa agresiva no fue fácil y ahí aparecieron las carencias de los griegos, fallando en el tiro exterior (6 de 30) y permitiendo solo que Jamel McLean estuviese a su nivel (14 puntos y 12 rebotes) solo puede hacerlo un equipo con el 'sello' Pesic.

Mermado de efectivos, sin Séraphin, Hanga, Vezenkov y con Sanders en el banco, pero que aún no pudo jugar, pedir al Barcelona una victoria en el Pabellón de La Paz y La Amistad, donde esta temporada Olympiacos solo había cedido ante su eterno rival, Panathinaikos (62-70), era casi pedirle un milagro y ese milagro lo ha logrado ese 'viejo zorro' que se llama Svetislav Pesic. Porque Pesic le ha dado al Barcelona un nuevo aíre, de equipo guerrero y no le puso las cosas fáciles a los atenienses desde la primera mitad.

Un partido soberbio

Spanoulis y Printezis se cargaron a su equipo a la espalda. Una ligera ventaja ateniense (10-6, m.5) era pulverizada por los azulgranas con un Tomic demoledor en el tablero local y Moerman a su altura, con Claver defendiendo y logrando rebotes ofensivos claves.

Un parcial de 2-12 ponía por delante a los de Pesic (12-18, m.8), pero un tiempo de Sfairopoulos serenó a su equipo y un triple, cómo no, de Spanoulis cerraba el primera cuarto (17-22). La entrada del estadounidense Jamel McLean le dio a los griegos más poder en el rebote ofensivo y Pesic tenía que parar el choque con 25-27. Un triple de Ribas y canasta de Oriola le daban una buena ventaja al Barcelona (25-32, m.14).

Sfairopoulos movía constantemente su banquillo para agotar a un Barcelona con menos rotación y con 34-36 (m.17), Pesic pedía tiempo de nuevo y se veía obligado a sentar a Tomic con tres faltas. Por medio de Koponen y Navarro lograba mantener esta ligera ventaja al descanso (38-49), aunque Olympiacos había pasado a dominar el rebote ofensivo.

El dilema estaba en si los azulgranas aguantarían el tremendo esfuerzo físico al que le había sometido Olympiacos en la segunda mitad, que se iniciaba con un triple de Papapetrou (41-40, m.31). Heurtel, en blanco hasta entonces, lograba dos canastas seguidas y lanzaba a su equipo a un parcial de 0-8 (41-48, m.24) después de que Spanoulis se fuera al banco.

Y ahí llegó lo que nadie esperaba: recital de Heurtel, Koponen, Claver y Tomic, que cerraban un parcial de 0-16 (41-57, m.26). Nuevo tiempo local y retorno de Spanoulis, Brown y McLean a pista, con lo que su equipo ganaba en físico y potencial ofensivo.

Y se notó porque McLean y Printezis lograban un parcial de 9-2 que dejaba el marcador en 50-59 (m.29), pero Oriola y Moerman llevaban a superar de nuevo los diez puntos de ventaja al final del cuarto (52-63).

Dos triples seguidos de Navarro y Moerman, hoy extraordinario, daban la máxima ventaja a los azulgranas (52-69, m.32). Oriola y Claver, hoy en un partido en rebote defensivo y ofensivo, no permitían a los griegos controlar el rebote en su propia canasta y salir al contragolpe.

Koponen, en el mejor partido desde que viste de azulgrana, y Oriola daban una nueva máxima diferencia para el Barcelona (55-78, m.34) mientras que Olympiacos no podía con la defensa azulgrana y se estrellaba desde la línea de 6,75. Sfairopoulos sentaba a Spanoulis y McLean.

El tercer triple de Moerman, una canasta de Tomic y tres tiros libres de Heurtel daban la máxima ventaja a los azulgranas (55-88, m.38) tras un parcial de escándalo (0-17) para cerrar el período con un parcial de 11-27 en el último cuarto (63-90).