LaLiga Santander
Eibar EIB

-

Getafe GET

-

Copa del Rey
Serie A
SPAL SPA

-

Roma ROM

-

Liga Belga
Leuven LEU

-

Royal Excel Mouscron RMP

-

Waasland-Beveren WAS

-

Lierse SK LIE

-

STVV STR

-

Eupen EUP

-

Genk GNK

-

Anderlecht ADL

-

Liga Turca
Karabükspor KAR

-

Bursaspor BRS

-

Gençlerbirligi GEN

-

Osmanlispor OSM

-

Trabzonspor TBZ

-

Sivasspor

-

Alanyaspor ANY

-

Galatasaray GAL

-

Liga Endesa ACB
Obradoiro OBR

-

Estudiantes EST

-

Tenerife TEN

-

Fuenlabrada FUE

-

Liga Colombiana I
Liga Mexicana - Clausura
NBA
FINALIZADO
Indiana Pacers IND

92

Cleveland Cavaliers CLE

90

FINALIZADO
Washington Wizards WAS

122

Toronto Raptors TOR

103

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

116

Boston Celtics BOS

92

Miami Heat MIA

-

Philadelphia 76ers PHI

-

New Orleans Pelicans NOP

-

Portland Trail Blazers POR

-

Nueva paliza a los Cavaliers y LeBron estalla en mitad del duelo

TORONTO RAPTORS 133-CLEVELAND CAVALIERS 99

Nueva paliza a los Cavaliers y LeBron estalla en mitad del duelo

Sexta derrota en ocho partidos para Cleveland desde el día de Navidad. Los de Ohio han recibido 129 puntos de media en los últimos tres encuentros.

Las crisis en la NBA vienen y van, pero una bronca de LeBron James en mitad de un tiempo muerto del segundo cuarto es eterna. Los Cavaliers fueron arrollados en Toronto (133-99) por unos Raptors sin Kyle Lowry ni Serge Ibaka y sumaron su sexta derrota en los últimos ocho partidos desde el día de Navidad. Una situación más inquietante por las formas que por el fondo, la verdad. Cleveland, que no ha sido una fortaleza defensiva durante todo el año (108,2 puntos recibidos por encuentro, 23ª), ha caído a plomo en las tres últimas noches: Orlando y Minnesota le endosaron 127 tantos y Toronto, 133. Un total de 387. Una media de 129. Es la primera vez en su carrera que LeBron pierde dos encuentros consecutivos por 25 o más puntos. Un desastre que se veía desde el primer cuarto y se acentuó en el siguiente con la presencia dominadora de la segunda unidad canadiense. 

Siakam y Poeltl se adueñaron de la zona rival, y Powell y VanVleet del perímetro. Y las diferencias no paraban de aumentar segundo a segundo. Del 30-24 de los 12 minutos iniciales al 65-40 del descanso con Isaiah Thomas desbordado en defensa y negado en ataque. El base no encestó ninguno de sus diez lanzamientos de la primera parte. Frente a los Wolves fue un 0 de 7. La imagen perfecta de ese 28% en tiros de campo casi llegando al descanso. Entremedias, el cabreo de James. En el minuto 3:30 del segundo cuarto, Siakam penetró libre para reventar el aro rival y situó el +23 (59-36). Tiempo muerto y gestos de enfado hacia todos. Él era el entrenador y nadie se salvaba. Fue la imagen perfecta de un gran jugador desbordado por los acontecimientos y la inactividad de sus compañeros. El alero consiguió 26 puntos. El siguiente máximo anotador de los Cavaliers fue Green con la mitad. Dio solo una asistencia. La última vez que repartió tan poco juego fue el 11 de abril de 2014 ante los Indiana Pacers cuando aún lucía el 6 en Miami. "No sé dónde estuvo el error o qué es lo que sucedió", comentó LeBron al finalizar el duelo.

La bronca de LeBron James

"Tenemos suficiente talento aquí para superar esta barrera. En este momento es difícil ver la luz al final del túnel, pero está allí", continuó Kevin Love. El ala-pívot se quedó en solo diez puntos y nueve rebotes en el mejor encuentro ofensivo de los Raptors de siempre en Temporada Regular. Esos 133 puntos llegaron a través de un dominio aplastante de todo sus hombres, en todas las situaciones y en todos los minutos del duelo. Más de la mitad de los tantos (70) llegaron de una segunda unidad liderada por VanVleet (22). El base de Illinois descerrajó seis triples en ocho intentos. 10 de los 18 aciertos desde el exterior llegaron desde el banquillo. "Estaba realmente orgulloso de la forma en que jugó", comentó Dwane Casey, entrenador de unos Raptors que suman 29 victorias en los primeros 40 partidos de la temporada. Récord histórico de la franquicia. Mientras, los Cavaliers tendrán que superar la maldición: ningún equipo ha ganado un título después de perder dos partidos seguidos por al menos 25 tantos de diferencia.

0 Comentarios

Mostrar