Mrsic, ante el derbi: "Ganar en Vitoria sería casi un milagro"

BILBAO BASKET

Mrsic, ante el derbi: "Ganar en Vitoria sería casi un milagro"

Mrsic, ante el derbi: "Ganar en Vitoria sería casi un milagro"

Confiesa que el Bilbao Basket que se ha encontrado "está un poco peor de lo que esperaba" y de momento, a la espera de la recuperación de Tabu, no pide fichajes.

Seguir

En una larga comparecencia, en la que apenas se ha incidido en el derbi del sábado ante el Baskonia, Veljko Mrsic ha constatado que su equipo tiene una falta de seguridad y confianza absoluta, larvada en ocho derrotas consecutivas, y su misión es romper la dinámica. de momento, llegaron el miércoles a las cinco de la mañana desde Limoges y hoy ha encabezado dos horas y media de dura sesión, que tendrá su continuidad por la tarde con más trabajo. "Me encontrado el equipo peor de lo que esperaba", expone el técnico croata. Tabu ha solventado ya los problemas en el hombro y durante su recuperación se ha lesionado en el sóleo, pero confían en que regresa la semana próxima en otra 'final', ante el Estudiantes. "Cuando se planificó la temporada su rol era muy importante. Veremos cuánto va a mejorar el equipo cuando regrese". Agregó el exjugador del Unicaja que "esto es lo que tenemos y debemos sacarlo con este grupo", en alusión a que de momento no pide fichajes, a la espera de hay un subidón cuando retorne el base belga.

"Necesitamos tener más continuidad, si no mejoramos estos problemas, las victorias no llegarán", prosigue Mrsic, que está cambiando toda la forma de jugar del equipo: si con Duran se iba a ataques en los primeros segundos de posesión, ahora se va a otros mucho más largos, a tanteos bajos. De aquí que Salgado haya recuperado parte de la jerarquía perdida. "Le he dicho que hable con Rico (Fischer), no me importa que un momento esté muy bien sino que controle el ritmo y no haya pérdidas". Además, quiere que Todorovic vuelva a emerger como "líder en defensa", marcando al rival más talentoso, y explorar un poco más el juego interior.

Reconoce que el descenso amenaza, pero "no queremos que esa palabra maldita nos atenace", así que ni la pronuncian para que no les obsesione, y solo se proponen mejoras concretas. Visto el estado de ánimo del colectivo, no parece un momento muy apropiado parta pisar el Buesa Arena. ""Ganar sería casi un milagro, hay que ser conscientes de la diferencia entre los dos equipos", concluyó Mrsic.

0 Comentarios

Mostrar