ESTRELLA ROJA 81-BASKONIA 85

El Baskonia suma un triunfo vital y sigue con su resurrección

Cuarto triunfo en cinco partidos para el equipo de Pedro Martínez, liderado por Shengelia y Voigtmann. Ahora queda 4-5 en la clasificación.

Victoria 81-85 del Baskonia en Belgrado con una canasta decisiva de Shengelia en los últimos instantes. De hecho, el partido volvió a ser una historia nueva con el empate a 73. Hasta entonces, los de Pedro Martínez tuvieron más prestancia pero el talento serbio y, sobre todo, los 19 puntos de Lessort, equilibraron el compromiso. El Estrella Roja incluso supo ponerse por delante con dos tiros libres convertidos por Davidovac. Pero los vitorianos están de dulce y saben aprovechar sus virtudes en los minutos finales, con desenlaces que exigen concentración y sangre fría. Janning, un triple; Voigtmann (enorme en el Kombank) un mate y Timma, fiable desde más allá de 6,75. Eso y la capacidad ofensiva final de Shengelia.

La primera concesión que te da el Estrella Roja (equipo con más seguidores en Serbia) es no jugar en el Pionir. Este mismo partido, en el recinto legendario, igual se habría quedado en casa. Ver el segundo anillo del Kombank vacío y más plástico casi que gente en el primer nivel es un sinsentido si no lo puedes llenar. El choque arrancó igualado (empate a 9, min. 5) con un duelo emocionante en la pintura entre los center galos Lessort y Poirier (ganó el del Estrella Roja). La entrada de Marcelinho y Shengelia en el partido supuso el primer estirón visitante (10-17, min. 8). Al final del primer cuarto, los balcánicos sólo llevaban un 6/16 en tiros de 2. Si en la primera entrega los serbios fallaron en ataque, en el segundo lo hicieron en defensa encajando 25 puntos. Shengelia se marchó a los vestuarios con 12. El Baskonia trabajaba bien atrás, dejando al rival en 38 con tan sólo 9 faltas personales de todo el equipo.

Dobric marcó el paso en el tercer cuarto, con un Jovanovic a nivel Top (48-52, min. 24). Así se llegó al empate a 73 que tuvo un desenlace deseado y permitió a los vitorianos sumar una nueva victoria en una cancha que no se le suele dar muy bien (segunda victoria en siete duelos). Bueno, en realidad la mayoría de esas derrotas fueron en el Pionir.