Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A
Pistons
112
FIN
103
Heat

PISTONS 112-HEAT 103

Los Pistons no se detienen: 10-3 ya y a la estela de los Celtics

Quinta victoria seguida, esta ante los Heat con un gran último cuarto del rookie Luke Kennard. Cuarto equipo que alcanza los diez triunfos.

Mientras casi nadie presta atención, los Pistons se han colado entre la nobleza de la NBA en este arranque de temporada: el mejor equipo del que nadie habla. O hablaba: se empieza a hacerlo después de su quinta victoria seguida (y ocho de nueve), un tramo de cinco partidos en su pista en los que no se han permitido ni un traspiés. En el último, 112-103 a los Heat y 10-3 total. Son el cuarto equipo que ha llegado a diez victorias y los otros son Celtics, Rockets y Warriors. Son uno de los tres que están en el top 10 de la NBA en ratings ofensivo y defensivo y los otros dos son Warriors y Rockets. Tienen ahora mismo el sexto mejor ataque y la décima mejor defensa con un +5 de diferencia entre ambas. Cuando a los equipos de Van Gundy les va bien, les va muy bien. Ojo.

Si hasta ahora hemos comprobado que los Pistons van en serio, en los próximos catorce partidos sabremos más, mucho más, sobre la pasta de la que están verdaderamente hechos: ahora tienen nueve partidos de once fuera (y uno de los dos en casa es contra los Cavs) antes de volver a su pista para jugar contra Warriors, Celtics y Nuggets. Así que bien han hecho han asegurar este 5-0 en el nuevo Little Caesars Arena. Todo suma, y más victorias como esta ante unos Heat que son a priori un equipo de su liga, otro de los que pelea por estar en los playoffs del Este a la espalda de los favoritos de la Conferencia. Por ahora, 6-7 los de Florida, a cuatro victorias ya de los de la MoTown. Todo va sumando: todo cuenta.

Los Pistons están en uno de esos momentos óptimos de energía y química en los que ganan jugando bien, regular y mal. Ganan cuando la cosas se complican (esta vez, 62-73 casi en el ecuador del tercer cuarto) y ganan sumando aportaciones que resultan en mucho más que la suma de las partes. Tolliver e Ish Smith pusieron su granito de arena desde un banquillo en el que tomó la alternativa real el rookie Luke Kennard, que jugó 17 minutos seguidos de la segunda parte y firmó acciones decisivas en defensa y en ataque: 14 puntos y 6/11 en tiros con canastas importantes cuando se rompió el partido: parcial de 10-0 en el último cuarto, de 93-91 a 103-92.

El resto lo puso la columna vertebral: 25+7 de Tobias Harris, 17+4+4 de Reggie Jackson, 24+6 de Avery Bradley (el pegamento que ha cohesionado todo) y 8+17 de un Andre Drummond que ha cogido al menos 12 rebotes en todos los partidos de la temporada y que promedia 19,2 en los cuatro últimos partidos.

Los Heat se quedaron secos: desde ese 62-73 con casi 19 minutos por jugar firmaron un 29,7% en tiros y vivieron de las canastas que pudo ir rascando Whiteside (20+12). Muy poco contra uno de los equipos con mejor inercia de toda la NBA. Dragic firmó 18 puntos con 14 tiros, Richardson (15 puntos) fue de más a menos y los de Spoelstra dan por ahora sensación de sí pero no. Todo lo contrario que estos Pistons que ahora mismo son un rotundo . Veremos ahora que se empina el calendario…

0 Comentarios

Normas Mostrar