LAKERS 99 - WOLVES 108

La era Lonzo Ball arranca con derrota y un gran Kuzma (19)

Los nuevos Timberwolves hicieron un buen partido, con Towns acertado y un Muhammad con ganas de comerse el mundo desde el banco.

0
La era Lonzo Ball arranca con derrota y un gran Kuzma (19)
ROBERT LABERGE AFP

Brilló un novato, pero no fue Lonzo. Emoción, aplausos, gritos... Anaheim fue la casa de Los Angeles Lakers y Ball fue recibido como la estrella podría llegar a ser. Pero su debut en pretemporada dejó bastantes dudas. Dudas de primer partido. Dudas de novato. El ex de UCLA anotó un buen triple, una bomba y repartió hasta ocho pases de canasta (sin showtime), pero falló siete de sus nueve lanzamientos (problemas para crear espacio ante los brazos de sus defensores) y se le vio lento en el desplazamiento lateral. Le faltó físico y ritmo de competición, como es normal (jugó 36 minutos en el primer partido de la pretemporada, que es una locura), pero sí dejó el detalle de los rebotes (siete totales-tres ofensivos).

El que sí volvió a brillar fue Kyle Kuzma. Más cuatro que tres, de zancada muy larga y con todo el arsenal que mostró en la Summer League haciendo daño a rivales de verdad. Tira de gancho, de step-back, de tabla... Los triples también están ahí y siempre es un peligro en transición. Cada día mejor pinta para este número 27 del draft que acabó con 19 puntos (9/12 en los tiros, máximo anotador de los Lakers) y cinco rebotes.

Además de la pareja de novatos, se vio fino y curtido a Julius Randle (15+7, tiene que ser su año) y con cara de aprovechar la oportunidad a Tyler Ennis (seis puntos y ocho asistencias en 12 minutos).

Los Wolves son cosa seria 

Está rapidísimo Jeff Teague (11+9) para ser el día que es y Taj Gibson (18+9) puede ser el fichaje más infravalorado (por intensidad, por experiencia, por controlar el sistema, por garra, por descargar a Towns y porque sabe jugar al baloncesto). Discreto Butler, fallón Wiggins (más entero, parece) y enorme Towns (15+6+3+2 y 3/3 en los triples, ya es seguramente el mejor tirador del equipo), que juega como un gran veterano y, claro, tiene toneladas de talento.

Dos buenas noticias en un banquillo que genera dudas: el tiro de media distancia de Dieng sigue ahí (14+12) y Muhammad, que ha firmado un mínimo de veterano con 24 años, está en forma y con ganas de comerse el mundo: 22 puntos y seis rebotes, una pesadilla para sus pares al poste y máximo anotador del encuentro.