Harris y Marjanovic, apagan el incendio en Detroit

PISTONS 115 - HORNETS 114

Harris y Marjanovic, apagan el incendio en Detroit

Detroit llegó a ir ganando por 19 en el último cuarto y se encontró con el choque empatado a ocho segundos del final y teniendo que defender una posesión para ganar. Cavaliers vs Warriors: 4º partido Final NBA

Detroit Pistons respira. Y respira de milagro. Porque vencía por 19 a los Charlotte Hornets a falta de 9:54 y se vio con Spencer Hawes empatando el partido a falta de 8". Y podría haber sido peor.

Antes de un final no apto para cardíacos, la segunda unidad de los Detroit Pistons había dado un golpe encima de la mesa. Marjanovic aprovechó la baja de Baynes para tener minutos e hizo lo que mejor sabe: dominar. El gigante serbio acabó el partido con 15 puntos y 19 rebotes con un sobresaliente 9/11 en tiros libres demostrando que los grandes también pueden acertar desde la línea de libres. Su compañero de fatigas fue Tobias Harris que sumó 25 puntos desde el banquillo. Entre ambos sumaban 17 al término del primer parcial. 

Detroit fue mejor durante tres cuartos completos y tres minutos del último. Pero se derrumbó. Con 19 arriba y un equipo en segunda noche de un back-to-back se creyó ganador y casi lo paga caro. De nada valían los dobles dígitos de renta que llevaban desde el primer cuarto o el 21-6 que les habían asestado a los Hornets cuando empataron el choque a 64. Lo mejor, estaba por llegar,

Una falta de Kemba Walker a Reggie Jackson a 1,9" del final decantó el partido. El base de los Pistons se fue a la línea y anotó dos tiros libres que serían decisivos pero en ese lapso de tiempo, dio tiempo para muchas cosas.

Dio tiempo para que Marcus Morris abrazara a Belinelli sin que el balón estuviera en juego. Se le señaló una técnica y el italiano redujo distancias desde la línea de personal. Charlotte reiniciaba jugada y tenía que sacar de banda con menos de dos segundos. El balón cruzó la pista y Reggie Jackson logró desviarlo de su trayectoria forzando un saque, a 0,5", en el otro lado. 

Y salió Belinelli. En vez de ser el receptor de un catch&shoot, el italiano sacó de banda e hizo una maravilla indescriptible, que simplemente hay que ver y disfrutar

0 Comentarios

Normas Mostrar