OLYMPIACOS - MADRID (20:45, C+D, E3 y ETB1)

Objetivo del Madrid en El Pireo: ganar o perder por menos de 12

Juega en Atenas una de las “tres finales” que le quedan en su lucha por los playoffs de la Euroliga. La pista del Olympiacos, maldita: dos victorias en 14 visitas.

El Madrid encara en El Pireo una de las “tres finales” que le quedan en su lucha agónica por meterse en los cuartos de final. de la Euroliga. Así define Pablo Laso los partidos que debe jugar aún su equipo, cuyas opciones van desde la posibilidad de pasar como primero o segundo de grupo —con ventaja de cancha en los playoffs—­a la eliminación.

El conjunto blanco acabará líder si lo gana todo y el Baskonia y el CSKA pierden sus dos citas. También si fallan los rusos y los madridistas sacan tres triunfos y el próximo viernes le remontan el average particular a los de Perasovic, aunque estos cumplan en la última jornada contra el Bamberg. Un caso que valdría la segunda plaza es si el CSKA llega a nueve victorias y el Madrid solo a ocho. Se quedaría fuera, casi seguro, si no las alcanza. E incluso si lo hace pero también lo consiguen el Barça y el Olympiacos, siempre que el equipo griego conserve la diferencia con el Real. De ahí que su objetivo en Atenas sea ganar, por descontado, y hundir a su rival, o perder por menos de 12 puntos, que es la renta que obtuvo en la primera vuelta.

Lo intentará en una cancha históricamente maldita. En 14 visitas, el Madrid solo ha vencido dos veces: en marzo de 1979 (97-101 con 36 tantos de Szczerbiak y 31 de Brabender); y en enero de 2005, 75-83, (18 de Bullock y 13 de Bueno). Reyes no jugó este partido por decisión técnica de Bozidar Maljlkovic. Desde entonces, hace ya más de 11 años, el balance es 6-0 para los locales.

Laso se llevó 14 jugadores a Grecia. Willy Hernangómez no viajó por unos problemas en la rodilla derecha y ha sido dado de baja en la Liga. El técnico tendrá que hacer dos descartes. En el Olympiacos no estará Matt Lojeski por una extraña esplenomegalia (inflamación del bazo). Y Printezis arrastra una fascitis plantar, pero no faltará a un duelo de campeones.