CAI ZARAGOZA 76 - OBRADOIRO 64

El CAI logra un importante victoria por la permanencia

Ganó al Rio Natura Monbus Obradoiro en un extraño partido que fue una montaña rusa. Bellas, Sastre y Kravtsov, los mejores locales. Yusta destacó en el equipo gallego.

0

El CAI Zaragoza logró una importante victoria contra un rival directo en la lucha por la permanencia, el Rio Natura Monbus, en un extraño partido que fue una montaña rusa en la que después de tener el partido ganado, el conjunto maño permitió la reacción de su oponente al que le entró el miedo a adjudicárselo.

El conjunto aragonés llegó a marcar una máxima renta de 24 puntos (45-21) en el minuto 19 de partido, que parecía sentenciar la contienda a poco que hubiera mantenido la tensión, pero la dejadez en defensa dio alas a su oponente, que incluso se llegó a poner por delante por un punto en un par de ocasiones en el último cuarto.

Sin embargo le entró el pánico, en el que ya se había instalado su oponente, porque vio que podía llevarse la contienda y al final acabó perdiendo.

La buena salida del CAI Zaragoza, contrariamente a lo que está siendo habitual esta temporada, le permitió tomar la delantera y llegar a alcanzar los once puntos de ventaja superado ligeramente el ecuador del primer parcial (14-3), ante un rival que tardó casi cinco minutos en lograr su primera canasta.

La excelente reacción del conjunto de Moncho Fernández, con un parcial de ahí al final de 3-12, equilibró de nuevo las cosas (17-15) al final de los primeros diez minutos.

El conjunto aragonés apretó nuevamente en defensa en el segundo acto y buscando su superioridad en el juego interior encontró a Kravtsov en la pintura y a Jelovac, desde fuera, que con ocho y siete puntos, respectivamente, en este parcial ayudaron a disparar de nuevo la ventaja local.

Esta llegó a ser de hasta 24 puntos de máxima (45-21) a falta de minuto y medio para alcanzar el descanso aunque finalmente el equipo compostelano rebajó ligeramente la diferencia (45-28) con un parcial de 0-7 en esos 90 segundos.

La remontada foránea continuó tras la media parte, gracias a que el CAI se durmió en los laureles y defendió a tiempo parcial, hasta el punto de que la ventaja se redujo hasta casi su mínima expresión, dos puntos (56-54), al final del tercer tiempo.

La indolencia del conjunto zaragozano primero, y después su nula capacidad de reacción cuando vio que su oponente se le iba comiendo el terreno progresivamente, llevaron a que empezara un partido nuevo de solo diez minutos.

El equipo gallego llegó a colocarse por delante (59-60) en el minuto 34 y en otra ocasión más, pero el pánico a ganar comenzó a pesarle y el partido entró en una fase en la que parecía que ninguno de los dos equipos quería llevarse el triunfo por los constantes errores de ambos.

Sin embargo, fueron los hombres de Andreu Casadevall los que estuvieron algo más asentados y templaron mejor los nervios y eso fue suficiente para llevarse la victoria.