Jennings ajusticia a unos Spurs que no levantan cabeza

SPURS 104 - PISTONS 105

Jennings ajusticia a unos Spurs que no levantan cabeza

El base de los Pistons acabó con los campeones en el último segundo. San Antonio tiró por la borda una ventaja de 18 puntos. Detroir, 6-0 sin Josh Smith.

Algo ha cambiado en los Pistons desde que decidieron cortar a Josh Smith. Desde su marcha, la franquicia de Detroit luce un inmaculado récord de 6-0. Su mejor racha de victorias desde hace justo seis años. Para conseguirlo, tuvieron que remontar una desventaja de 18 puntos ante los actuales campeones, unos Spurs que siguen sin levantar cabeza. Tras caer anoche en el último segundo por medio de una canasta ganadora de Brandon Jennings, los texanos lucen un balance de 21 victorias y 15 derrotas. El mismo número de partidos perdidos con el que llegaron la temporada pasada al parón del All Star. O lo que es lo mismo, habiendo disputado 17 partidos más que en este momento.

No obstante, pese a la derrota, no todas fueron malas noticia en San Antonio. Tony Parker volvió a jugar tras cinco partidos de ausencia. Apenas disputó 13 minutos, aunque Popovich aclaró que no se debió a una recaída, sino a una decisión técnica. Todo el mundo sabe lo mucho que aporta el base francés, quien como consecuencia de distintas lesiones, se ha perdido un total de 15 encuentros en lo que va de curso. No es el único que ha tenido o está lidiando con problemas físicos: Kawhi Leonard (el MVP de las últimas Finales) es baja desde mediados de diciembre.   

Sin Parker en la segunda parte, fueron Cory Joseph y Patty Mills los encargados de dirigir a San Antonio. Precisamente, un error de este último al escapársele el balón tras un saque lateral de Duncan a 8 segundos de la conclusión, propició que Brandon Jennings encarara el aro para anotar a una décima de la conclusión la canasta del triunfo (104-105) para los Pistons. Sin embargo, el partido comenzó a escapársele a San Antonio mucho antes.

Tras un gran primer cuarto (37-20), una canasta de un sensacional Jeff Ayres puso el 54-36 en el marcador a 4 minutos del descanso. A partir de ese instante, los de Stan Van Gundy comenzaron a dominar en la zona desatando un huracán que Duncan, con dos acciones positivas consecuitivas antes del intermedio, logró salvar: 58-49. Ya en el tercer periodo, Andre Drummond (liberado sin Smith) dominó a su antojo parab poner a los suyos en ventaja (77-82). "Su agresividad y defensa nos sacaron del partido en el tercer cuarto", valoró tras el partido un Popovich con cara de pocos amigos.

En el último periodo, ambos equipos fueron intercambiando golpes. Y cuando el duelo parecía decidido a favor de los Spurs, se desató el carrusel de malas decisiones (como cometer falta sobre Jodie Meeks a cuando el partido agonizaba y los locales marchaban con ventaja de tres puntos: "lo ordené porque quise", aclaró el técnico) que propició el fatídico 0-4 de los de Detroit en los últimos ocho segundos. Un partido extraño, que deja tocados y lejos de la zona noble del Oeste a los actuales campeones (acumulan 11 derrotas en los 19 últimos partidos). Pero, conviene no olvidarlo, este equipo se ha ganado un voto de confianza. Aún hay crédito en San Antonio.

Comentarios

Comentarios no disponibles