COPA DEL MUNDO | ESPAÑA-FRANCIA

Ricky: "Francia ha aprendido la lección y nos tiene más ganas"

El base de la Selección destacó a Diaw, “el líder en esencia de Francia“, y comentó el peligro que supone recordar el partido de Granada: “Cuando ganas, te puedes confiar”.

0

Y de nuevo se miden a Francia.

Es un rival que a pesar de tener la baja de Tony Parker se ha reinventado. Otros tienen más protagonismo y eso les hace más peligrosos. Por ejemplo, Diaw, a pesar de que en anotación no es el líder, sí lo es en esencia. Ya lo demostró la pasada temporada en los Spurs y ahora en Francia más. Es un jugador que reparte y todo el juego se basa en las ventajas que él crea. Después están también Batum y más jugadores que anotan. Es una selección muy física y muy peligrosa.

¿Le gustaría haberse enfrentado a Parker?

Siempre es bonito poder jugar ante rivales del nivel de Parker, por todo lo que hacen, por lo que han hecho y por lo que significan.

¿Sirve para algo el partido de la primera fase?

Sí. Vale para analizar las cosas buenas que hicimos y los errores que cometimos. Fue un pretest para el test final y eso les puede ayudar a ellos. Ganamos bien, ganamos fácil, pero eso no quiere decir que este partido vaya a ser lo mismo.

Entonces, ¿puede perjudicarles ese encuentro de Granada?

Cuando ganas de mucho a un rival, te puedes confiar un poco o pensar que ya lo tienes hecho. Va a ser todo lo contrario de aquel partido porque ellos van a ir con la lección aprendida, sabrán por dónde atacarnos y además nos tienen ganas.

¿Cómo está Pau Gasol?

Está bien, está tranquilo… Es un jugador al que necesitamos.

Calderón ha sido desplazado a la posición de escolta. ¿Cómo ve el reparto de minutos?

Es un tema difícil. En nuestros equipos jugamos muchos minutos y aquí nos cortan un poco las alas. Es algo que ya sabemos, que al venir a esta Selección tienes que hacer un sacrificio y aparcar un poco los egos para jugar por el bien del equipo. Si son menos minutos, son menos, pero que sean de calidad.

En cambio a usted se le ve más cómodo que nunca con España. ¿Cuál es su secreto?

Físicamente he dado un paso adelante, lesión olvidada. Además, he madurado. Cosas que antes me afectaban ahora ya no.

Por ejemplo, ¿las críticas sobre el tiro?

Es sobre lo que hablaba, que antes a lo mejor me obsesionaba con ello y no me dejaba hacer lo que se me daba realmente bien. Mi tiro va mejorando poco a poco, pero tampoco me tiene que obsesionar.

En los últimos campeonatos siempre generaban dudas al principio, pero en éste han empezado arrasando desde el principio. ¿Qué ha cambiado?

La experiencia. Los otros campeonatos nos han enseñado que desde el primer momento hay que hacer las cosas bien, que tenemos que definir muy bien los roles… Y además, con Pau y Navarro todo es más fácil.

¿Cómo ve a Estados Unidos? ¿Le sorprende?

Siempre generan dudas, sobre todo, al tratarse de un equipo joven, con muchos jugadores sin experiencia en el juego FIBA. Pero creo que se han adaptado muy bien, que van a más y que físicamente son un portento.

Ahora se miden a Francia y si ganan, a Serbia o Brasil... Se repite el grupo A por este lado del cuadro.

Que hayamos ganado a Francia, Serbia y Brasil y que, junto a nosotros, sean los cuartofinalistas de este lado del cuadro no hace otra cosa que dar mérito a lo que hemos hecho.

Cambiando de tema. ¿Cómo cambian los Wolves sin Kevin Love?

Igual que Francia es distinta sin Parker, los Wolves serán distintos sin Love. Era nuestra estrella, pasaba mucho el balón por sus manos y metía muchos puntos. Esos tiros habrá que repartirlos entre los que quedamos y los que vienen. Será un juego un poco distinto.

¿Le echará de menos?

-Claro. Era un jugador que me facilitaba mucho el juego.

Durante esta Copa del Mundo es la imagen en España del NBA 2K15. ¿Qué Ricky es mejor, el del juego o el de verdad?

Es un orgullo poder ser su imagen. Desde pequeñito ya jugaba a esto y aparecer en el juego es algo bastante impactante. El Ricky del juego no tiene normas. No hay un entrenador que le diga que se va al banquillo por perder dos o tres balones. Soy yo el que juego y el que decido (Risas). La verdad es que se parece mucho y te da la sensación de estar viendo un partido de verdad.