Competición
  • Champions League
  • Europa League

Patinazo del Madrid ante el Zalgiris en el peor momento

Euroliga | ZALGIRIS 87- REAL MADRID 80

Patinazo del Madrid ante el Zalgiris en el peor momento

La derrota en Kaunas le obliga a cruzarse ante el Olympiacos en el playoff de cuartos y, si sale vivo, deja en el horizonte una más que posible semifinal ante el Barça en Milán.

Para los que nos gusta hacer cábalas, que somos muchos, el Madrid se jugaba en Kaunas algo más que un rival en cuartos de final. Se jugaba cruzar de acera y dejar en la de enfrente al actual campeón, el Olympiacos, y a los otros dos favoritos en las apuestas: el Barcelona y el CSKA. Evitarlos hasta la final. Pero eso ya no ocurrirá.

Los de Laso firmaron frente al Zalgiris su peor actuación de largo de la temporada, un patinazo a destiempo que quebró en mil pedazos el cántaro de la lechera. Todas esas opciones que manejaban en las últimas semanas se rompieron en mil pedazos. No habrá liderato de grupo: se lo queda Messina. Y sí habrá Olympiacos en el playoff de cuartos de final; desde ya mismo. Este martes (21:00 horas) empieza la batalla en el Palacio, la revancha de la pasada final de la Euroliga, aunque esta vez a cinco encuentros (2-2-1). Los dos primeros en Madrid (el segundo, el jueves: 19:00) y el tercero ya en Atenas, en principio el lunes 21. Si superan a Spanoulis y compañía, en la Final Four les esperaría el Barcelona. Pero no, eso sería volver a las maquinaciones. La realidad y el deporte es contumaz, se empeña en colocarnos, a los cabalísticos, en nuestro sitio.

Nada más acabar el partido, sin embargo, corría como la pólvora en las redes sociales otra teoría. Según la cual el Madrid eligió rival y escogió al Olympiacos para verse luego con el Barça y evitar en una hipotética semifinal en la Final Four al anfitrión, al Armani Milán. Créanse lo que quieran, pero no van por ahí los tiros. El Madrid perdió y no lo escogió, por difícil que les parezca a muchos. Cayó deslomado ante el mejor Zalgiris de la temporada, ante un equipo que había perdido doce de sus trece partidos del Top-16, incluidos los siete últimos. Pero que llegó con toda la motivación del mundo tras la dimisión como entrenador de Stombergas y el nombramiento de Krapikas. Supo agarrarse también al impulso de Justin Dentmon en su ansia por batir el récord de triples. Se vio arriba en el último cuarto y no paró de subir mientras el Madrid bajaba. Batacazo.

El Real intercambió canastas con el Zalgiris y, salvo en el arreón inicial (7-14), estuvo jugando con sus opciones y su pegada. Ora arriba (33-37 en unos buenos minutos de Dani Díez), ora abajo (50-48). Defendía mal y reboteaba peor (32 a 21), aunque la diferencia en los balones perdidos (19 a 8) le permitía compensar el tremendo acierto del Zalgiris (75% en tiros de dos y 50% en triples). Parecía que el Madrid y que Sergio Rodríguez darían el estirón de talento en la volata final y lo único que vimos fue una montonera. Ni Sergio, que quiso y no pudo, ni Mirotic ni Reyes… Rudy y Bourousis siguieron el último cuarto desde el banquillo.

Del 57-59 se pasó al 67-59 tras más de tres minutos sin puntos visitantes, con el juego volcado en el perímetro hasta el extremo, con Llull como único anotador constante, demasiado a la heroica todo. Sin equipo. El parcial se estiró hasta un 26-10 (83-69). La tercera derrota de la temporada (52 victorias en 55 partidos), la más dura con diferencia, la primera en la que el Madrid enseña las costuras. Intentó adelantar y le pasaron por la izquierda. Palabra nueva en el vocabulario blanco: impotencia. Surge ahora la duda de si la fatiga puede derribarle cuando debe dar el do de pecho. La cruzada contra el Olympiacos a partir del martes aclarará incógnitas. No hay tiempo ni de lamerse las heridas.


Y mientras, en Kaunas, el delirio con el eléctrico base Dentmon como gran animador: 36 puntos, 40 de valoración y nuevo récord de triples de la Euroliga en una campaña. Termina con 74 (7 de 11 en el cierre) y bate los 71 de Terrell McIntyre (Siena) en 2008. Pequeño gran jugador.

Comentarios

Comentarios no disponibles