Los consejos el sindicato de jugadores de la NBA

NBA

Los consejos el sindicato de jugadores de la NBA

Los dueños de los equipos aseguran que la NBA es un negocio deficitario y que tienen unas deudas combinadas de 300 millones de dólares. Los jugadores responden que es un negocio millonario como ha demostrado la reciente venta de los Warriors por valor de 450 millones.

Entre los muchos consejos que ha dado el sindicato de jugadores de la NBA a sus miembros durante este período de huelga es que sean modestos a la hora de hablar de dinero, que no hagan exhibiciones de sus coches y de sus mansiones y que sus esposas y novias declinen entrevistas en las que su estilo de vida sea el principal asunto de conversación.

Agosto se acaba sin que los dueños de los equipos, que han dado cerrojazo a sus oficinas y pabellones, y los jugadores hayan progresado en los limitados contactos telefónicos que han tenido en las últimas semanas.

Lo que el sindicato no quiere es que en este momento de crisis económica en Estados Unidos, con 25 millones de estadounidenses que no tienen trabajo o que han visto reducida su jornada laboral para no ser despedidos, los baloncestistas de la NBA aparezcan quejándose, alegando que no pueden vivir con los millones que reciben y que buscan trabajo.

Derek Fisher, el presidente de la agrupación de jugadores, se molestó mucho cuando el pasado 1 de julio Dwayne Wade mandó un mensaje pidiendo trabajo. "¿Hay alguien que esté contrantado?", se preguntó el escolta de Miami que este año ha ganado 14 millones de dólares de salario.

"Nadie va a tenernos compasión", admite el base de los Lakers que sabe que es difícil que el resto de los estadounidenses puedan ver a los baloncestistas como clases medias o pobres.

Sobre todo cuando el salario medio la pasada temporada fue de cinco millones de dólares, con un mínimo de 474.000 que ganaban los rookies que apenas jugaban y un máximo de 24,8 millones que recibió Kobe Bryant.

Tanto jugadores como propietarios se han dedicado a denunciar que el dinero es muy importante en las negociaciones y que la otra parte es la culpable de que a partir de noviembre no haya baloncesto profesional.

Los dueños de los equipos aseguran que la NBA es un negocio deficitario y que tienen unas deudas combinadas de 300 millones de dólares. Y que sus empleados que se visten de corto se llevaron el pasado año un total de 2.100 millones de dólares en salarios, según cifras aportadas por el diario 'The New York Times'.

Los jugadores responden que el baloncesto profesional es un negocio millonario como ha demostrado la reciente venta de los Warriors por valor de 450 millones de dólares.