Temas del día

El gran dilema de Rudy Fernández

Baloncesto | Las tablas de Daimiel

El gran dilema de Rudy Fernández

Decisión próxima. El regusto amargo dominante en el Madrid sólo tiene una salida: Rudy. Debe tomar la decisión de o bien responder con gratitud a las continuas llamadas y sms de Carlisle y Nowitzki o al ofertón que tiene del Madrid, por encima económicamente de la propuesta recibida desde el Barça. Rudy quiere tomar una decisión en las próximas horas. El lockout (y quién sabe si también un bellezón como Helen Lindes) favorece la posibilidad de un nuevo pelotazo de bombo y platillo en Concha Espina.

Barça. En el Barça pisan fuerte y firme, sobre seguro. Con soltura de gasto y conciencia de acierto en pagos y elecciones. La marcha de Basile, Grimau y Lakovic puede quedar perfectamente fundamentada desde el baloncesto, pero amenaza la química y el equilibrio emocional en el vestuario. Eidson, la renovación de Mickael y el regreso de Rabaseda son decisiones bien enfocadas. Y eso que ni se imaginan que Steve Nash le insiste con contundencia a sus allegados que quiere retirarse de azulgrana.

Cierre patronal. La NBA ha detenido toda actividad hasta que los dueños de los equipos y los jugadores lleguen a un acuerdo para un nuevo marco laboral. No es una huelga al uso. La Asociación de Jugadores es muy dura negociando. Está asesorada desde 1996 por un abogado de raza negra, Bill Hunter, que fue hombre de confianza del expresidente de EE UU Jimmy Carter, defendió a la secuestrada y posterior guerrillera Patty Hearst, al rapero Hammer y hasta acabó a mamporros con otro rapero como Bobby Brown.