Temas del día

Un rejuvenecido Billy Keys decapita al Gran Canaria

EUROCOPA | GRAN CANARIA 58 - BUDIVELNIK 62

Un rejuvenecido Billy Keys decapita al Gran Canaria

Pese a que el equipo isleño llegó a soñar con la remontada, al final los 20 puntos del ex director de juego amarillo certificaron la primera derrota canaria en su feudo.

Un rejuvenecido Billy Keys terminó por decapitar a su ex equipo, el Gran Canaria 2014, en la primera jornada de una Eurocopa en la que el Budivelnik se postula como uno de los rivales a batir del grupo C (58-62).

Pese a que el equipo isleño llegó a soñar con la remontada, colocándose 57-58 a falta de un minuto de la conclusión, al final los 20 puntos del ex director de juego amarillo certificaron la primera derrota canaria en su feudo.

Tras un comienzo dubitativo, en el que el conjunto ucraniano se llegó a poner en vanguardia (9-13), el Gran Canaria trató de sacar ventaja en la pintura con la prematura sustitución de Andy Betts (que contabilizó sus primeras dos personales en apenas dos minutos).

Sin embargo, la entrada de Savané y Bramos apenas pudo minimizar la sangría provocada por el tándem Morley y Keys, que al cierre del primer cuarto ya acumulaban 12 puntos entre los dos (11-20). Con un discreto 20 por ciento en tiros de campo, el técnico local, Pedro Martínez, trató de sacar jugo de su arsenal de francotiradores ante la escasa aportación de Carroll (el máximo anotador de la ACB se quedó sin firmar un sólo punto en la primera parte).

Todo fue en vano, ya que las variantes zonales del Budivelnik cercenaron todo atisbo de remontada amarilla (22-30), destacando tibiamente Taurean Green con 8 puntos.

En la reanudación, dos triples consecutivos de Keys pusieron al Gran Canaria en cuarentena (28-41), pero una sorpresiva falta intencionada de Agafonov sobre Nelson volvió a dar oxígeno a los amarillos (41-43).

Dos mates de Wilson parecían indicar que la papeleta del Gran Canaria iba a ser más que complicada. Pese a ello, un pequeño repunte de Savané y Carroll en el último periodo (49-52) permitió al plantel isleño seguir vivo en la recta final.

Un tiro de tres de Wallace ajustó el marcador a un agónico 57-58 a falta de un minuto, pero fue un espejismo. El retorno de Keys a su vieja casa se convirtió en todo un tormento para el Gran Canaria (58-62).