El Barcelona resuelve sin brillantez

euroliga | top 16

El Barcelona resuelve sin brillantez

El Barcelona resuelve sin brillantez

A los azulgrana, pletóricos de calidad y con muchos recursos en defensa y en ataque, simplemente les basta con sacar a relucir sus armas unos cuantos minutos para que los contrarios se encuentren inermes.

Sin brillantez, pero sin que peligrara en ningún momento la victoria, el Regal Barça solventó su primer compromiso en la segunda fase de la Euroliga tras derrotar al Maroussi griego (79-69), en un partido que los de Xavi Pascual resolvieron en el primer cuarto y después vivieron de rentas.

Fue tal la superioridad de los primeros 10 minutos (19-5), que seguramente el Barça igual se pensó que ya tenía todo el trabajo hecho. Su juego no brilló como en otros encuentros y, a pesar de que los griegos se acercaron en el marcador hasta ocho puntos, la victoria se quedó en el Blaugrana.

Llegados al nivel de excelencia que atesora el Barça, no es preciso firmar una actuación memorable en cada partido para sacar adelante los encuentros con solvencia. Eso es lo que le ha ocurrido al Barça durante unos cuantos encuentros esta temporada y hoy volvió

a repetirse.

A los azulgrana, pletóricos de calidad y con muchos recursos en defensa y en ataque, simplemente les basta con sacar a relucir sus armas unos cuantos minutos para que los contrarios se encuentren inermes.

El Maroussi, la alternativa griega a Panathinaikos y Olympiacos, ha sido la última víctima europea del Barça. Se temía Pascual un equipo rocoso en defensa, que no le diera ritmo al juego de los suyos, pero el partido tuvo la historia que los azulgrana quisieron. Un parcial 19-5 en el primer cuarto dejó el encuentro sentenciado. Los griegos anotados un triple -en una afortunado tiro al tablero- y otra canasta de dos, no encontraron soluciones ni en ataque, ni mucho menos en defensa, ante un equipo que jugó a ráfagas, pero que en ningún caso dio la impresión de tener que forzar la máquina.

Cuando después de 10 minutos la diferencia es tan grande, se trata de buscar aspectos del juego a mejorar. Juan Carlos Navarro se motivó, por ejemplo, en el pase. Dio 5 asistencias y de su juego se beneficiaron Ndong y Vázquez.

Mickeal, el mejor barcelonista en la Euroliga, exprimió su juego cerca del aro; Morris y Lakovic, sus lanzamientos lejanos; y sólo rechinó Ricky Rubio, que firmó una de sus peores actuaciones como azulgrana.

Los griegos reaccionaron después del sobresalto inicial. En el segundo cuarto equilibraron el parcial (22-22), gracias sobre todo a la gran aportación de Lucas Jamon, que aprovechó la relajación de la defensa local (22 puntos cedidos en 10 minutos) para firmar unos buenos minutos.

Antes del descanso, la máxima diferencia del Barça alcanzó los 17 puntos (39-22), pero a los azulgrana les faltó continuidad para firmar una diferencia aún más abultada. Ese mismo guión se repitió en el tercer cuarto. Un triple de Terence Morris situó la máxima diferencia del partido a favor de los catalanes (54-34), quienes cedieron un parcial 0-10, después de quedarse sin anotar durante más de tres minutos, lo que le dio nuevamente vida a los griegos.

Paso a paso, el Maroussi fue recortando el lastre que llevó consigo desde el primer cuarto y se situó a 8 puntos en los primeros minutos del último parcial (60-52), pero el Barça ni se inmutó. Apareció Juan Carlos Navarro, junto con Ndong los mejores hoy, y el partido fue de nuevo cuesta abajo para los suyos, que cerraron un parcial 15-4 (75-56) y volvieron a poner las cosas en su sitip.

Con el partido nuevamente encarrilado, el Barça pareció dejarse irse. Reaccionó el Maroussi, de la mano de una extraordinario Lucas (24 puntos), pero no fue suficiente. Los de Pascual sumaron su primera victoria (79-69) y encabezan junto con el Partizan, que ganó a domicilio al Panathinaikos en la gran sorpresa de la jornada, su grupo del ''Top 16''.