Nowitzki y Kidd decidieron ante los Sixers, que piensan en Iverson

NBA | MAVERICKS 104 - SIXERS 102

Nowitzki y Kidd decidieron ante los Sixers, que piensan en Iverson

El base Jason Terry también fue un jugador decisivo para los Mavericks al conseguir con 1.4 segundos para concluir el tiempo reglamentario la canasta que aseguró el triunfo.

La combinación del alero alemán Dirk Nowitzki y con el base Jason Kidd, que aportó un doble-doble, fue la fórmula ganadora para los Mavericks de Dallas que se impusieron por 104-102 a los Sixers de Filadelfia, que perdieron el séptimo partido consecutivo.

Nowitzki volvió a ser el líder encestador de los Mavericks al conseguir 28 puntos, seis rebotes y cuatro asistencias que le permitieron encabezar una lista de cinco jugadores que tuvieron dobles dígitos, entre ellos el base puertorriqueño Juan José Barea.

Kidd también brilló con luz propia en el partido al lograr 22 puntos, su mejor marca de la temporada, además de 11 asistencias y ayudó a los Mavericks (13-5) a quedarse con el triunfo a pesar de que se dejaron arrebatar una ventaja de hasta 17 tantos.

El pívot reserva Drew Gooden aportó un doble-doble de 15 puntos con 10 rebotes, mientras que el alero Shawn Marion llegó a los 14 tantos. Barea jugó 31 minutos para aportar 11 puntos (4-10, 3-6, 0-0), seis asistencias, tres rebotes y una recuperación de balón.

El escolta Willie Green anotó 23 puntos, su mejor marca de la temporada, y capturó ocho rebotes para los Sixers, que no fueron suficientes para evitar la derrota y cada vez piensan más en la posibilidad de la vuelta de Allen Iverson con su ex equipo.

Los aleros Thaddeus Young y Elton Brand aportaron 21 puntos cada uno y el escolta Andre Iguodala llegó a los 19 para completar la lista de los cuatro que tuvieron dobles dígitos.

Brandon también logró 10 rebotes, siete capturó Young e Iguodala anotó un triple con 5.6 segundos para concluir el partido que empató (102-102) el marcador.

Pero Terry respondió con la canasta ganadora y aunque Iguodala intentó otro tiro desesperado antes que sonase el pitido final del partido, esta vez no acertó y los Sixers (5-13) siguen en plena crisis de juego.