Estas leyendo

Pancartas pro-Palestina y baño verde al Maccabi

Euroliga | Unicaja 92 - Maccabi 69

Pancartas pro-Palestina y baño verde al Maccabi

Pancartas pro-Palestina y baño verde al Maccabi

Por más lejana que sea, el Maccabi también es una arista del triste conflicto de Gaza. Después de dos días blindado en Málaga por el Mossad y la Policía, ayer jugó ante el Unicaja en un pabellón Martín Carpena trufado de pancartas. La más bonita, una con tres letras, PAZ.

Aunque se disfrace de normalidad, este partido de baloncesto tenía infiltrados. Los hombres de camiseta de cuello vuelto gris y chaqueta negra del Mossad subieron el vídeo-marcador del Carpena casi hasta el cielo para tener todos los ángulos bien cubiertos y, después de tener a sus perros dos días escudriñando cada asiento, apostaron miembros de seguridad en cada vomitorio. Fuera, entre gritos de Palestina, contaron con la ayuda de la Policía Nacional para filtrar el acceso al recinto. Pidieron el ticket de entrada aleatoriamente y bloquearon el acceso de aquellos que querían retirarlos en taquilla. Nada escandaloso, pero tampoco normal. Esto no es sólo baloncesto. Así tiene que vivir el Maccabi, el orgullo de Israel. Para lo bueno, con adeptos en cualquier rincón del mundo. Para lo malo, con gestos hostiles en cada viaje por lo que representa, más en estos momentos de invasión y conflicto que con tan malos ojos se ve en cualquier sitio.

Y empieza el partido. Pero como no es sólo un partido, los ojos se disparan y ven caracteres hebreos en la publicidad estática y, de pronto, cartulinas con los colores de Palestina y kufiyas (el pañuelo de cuadros que Arafat convirtió en el símbolo de su lucha) por doquier. Y pancartas (Gaza, 300 niños muertos, 600 civiles muertos. PAZ) en la grada. Pero el Carpena no quiso politizar el partido, sólo arrasar en la pista. El sector pro-palestino aprovechó cualquier silencio para gritar por su causa y el Carpena prefirió deporte e ídolos como Marcus Brown, que ahora viste de amarillo, pero que acompañó al Unicaja en su maravilloso viaje al único título de Liga.

Empuje.

Y, sobre todo, lo que hizo la afición del Unicaja fue empujar a su equipo hacia el liderato del grupo A, que certificó con otro gran triunfo en noche memorable, entre otros, de Carlos Jiménez, al que a diario debe echar de menos el próximo seleccionador nacional (?). A ver si hay manera de hacerle un nuevo Barrufet. Casi imposible. Y disfrutan de él en Málaga. Como se divierten con el Unicaja, que ha jugado una primera fase perfecta. Alguno ya hace pinitos en alemán. Wir fahren nach Berlin (viajamos hacia Berlín). Buen eslogan para las agencias.

J. Rodríguez "A evitar al Panathinaikos"

Tiene mucho mérito nuestra trayectoria en la Euroliga. Hemos ganado los siete últimos partidos. Hay que esperar a tener suerte en el sorteo. Estas victorias dan respeto. Veo al equipo muy metido, está muy caro jugar. Este nuevo proyecto no ha podido empezar de mejor manera. El rival a evitar es el Panathinaikos, esperemos que no nos toque".

Aíto "Ser primeros es fantástico"

Logramos una ventaja muy amplia desde el principio, luego bajamos un poco el pistón en ataque y en defensa. Pero el equipo se repuso y fue muy superior. Es para estar muy satisfechos. Acabar primeros me parece fantástico. De sobresaliente. Que nos quiten lo bailado. La exigencia siempre es máxima y ahora hay que olvidarse de la Euroliga".

También te puede interesar