Primera derrota del Iurbentia en casa

Iurbentia 75 - DKV 84

Primera derrota del Iurbentia en casa

El DKV Joventut ha endosado al Iurbentia Bilbao Basket su primera derrota de la temporada en La Casilla (75-84) en un partido que el equipo badalonés ha dominado prácticamente en su totalidad, pero en el que el bilbaíno no ha dejado de luchar para seguir opciones de triunfo hasta el final.

El conjunto catalán ha devuelto así al vasco la derrota de la primera vuelta en el Olimpic, aunque no ha conseguido recuperar el diferencial de puntos entre ambos, ya que entonces el Iurbentia ganó por 23.

El equipo dirigido por Aito García Reneses, no obstante, ha fortalecido la segunda plaza de la tabla, que se asegura al final de la jornada y en la que adquiere dos victorias de ventaja sobre un contrario que ha dejado al Barcelona como único invicto en casa de todo el campeonato.

El Iurbentia, aunque ha realizado un encomiable esfuerzo a lo largo de todo el choque, no ha podido ni con un rival físicamente superior ni sustraerse a las bajas de Lucas Recker y Martin Rancik, especialmente la del primero, que ha acusado excesivamente en ataque.

La ausencia del tirador estadounidense se ha hecho notar todo el encuentro, pero quizás especialmente en un primer cuarto en el que, además de estar romo de cara al aro contrario (11 puntos), su equipo ha tenido enormes problemas para iniciar los ataques 5 contra 5.

Tras unos igualados compases iniciales (8-8, tras unas ventajas locales de dos puntos), los de Aito han puesto la directa. Se han ido hasta el 11-23 del final del primer cuarto y, posteriormente, a 11-25 con la primera canasta del segundo.

De ahí hasta el final, ha sido un quiero y no puedo del Iurbentia y un trabajo estajanovista del Joventut, que se ha visto obligado a trabajar lo suyo para mantener a raya a un rival diezmado, pero determinado a dar guerra hasta el bocinazo final.

Descalificado Vidorreta

Así, los de Txus Vidorreta (excluido por dos técnicas al inicio del último cuarto) han sido capaces de mantener la ilusión durante prácticamente todo el choque, incluso después de que Rudy Fernández pareciese finiquitarlo con un triple desde ocho metros que ha puesto el 59-73 a 4:30 para el final.

Antes, los locales habían logrado salir vivos tanto al final de la primera parte (29-37) como del tercer cuarto (55-65), cuando daba la impresión de que los visitantes se marchaban definitivamente.

Incluso se han acercado a solo cinco puntos (32-27) mediado el segundo cuarto y a solo seis (75-81) a 17 segundos del final. Pero hasta ahí han llegado las cosas en un partido con un vencedor inapelable, a pesar del enfado de la afición de La Casilla con el arbitraje.

Dentro de un trabajo coral irreprochable y con los jugadores exteriores muy por encima de los interiores, en el Joventut ha destacado Ricky Rubio, asfixiante en defensa para sus rivales y acertado en ataque (15 puntos) para acabar con 25 de valoración.

En el Iurbentia, en el no ha debutado su reciente fichaje, el serbio Mile Ilic (2,15), tampoco ha habido actuaciones descollantes, aunque sí un enorme deseo de plantar cara a un enemigo ante el que, no obstante, no ha podido repetir la campanada de la primera vuelta.