Nikola Mirotic, la joya de la cantera blanca

ACB | Real Madrid

Nikola Mirotic, la joya de la cantera blanca

Nikola Mirotic, la joya de la cantera blanca

RODOLFO MOLINA

Tiene 16 años, mide 2,08 y es ya cuatro veces MVP

Es inaudito que un jugador que no disputa la final de un torneo sea elegido MVP. Pero eso no rige para el montenegrino Nikola Mirotic, una joya que cumplirá 17 años en febrero y que se está fraguando en las categorías inferiores del Real Madrid.

El hecho ocurrió hace unos días, en el prestigioso Torneo Internacional de Hospitalet (Barcelona). El Madrid cayó en semifinales ante el Zeleznik serbio, que luego reeditaría su título ante el Axa Barcelona. Pero ello no fue óbice para que Mirotic fuese elegido mejor jugador de la competición. Su actuación fue saludada con ditirambos por los observadores: "El jugador de mayor técnica individual del torneo"; "es un placer ver jugar a un niño de esta manera"; "fulgurante, todo clase, habilidad y versatilidad; no hay suerte ofensiva del que no sea capaz su repertorio".

Nowitzki, su héroe.

Pero no era la primera vez que Mirotic salía MVP esta campaña: antes lo había sido otras tres veces, en los torneos de Tenerife, Torrelodones y otro, en Rusia.

Nikola llegó al Madrid hace dos años. "Me vinieron a ver a un torneo en Zaragoza y, luego, vinieron a Montenegro. Allí, los directivos arreglaron mi contrato y me vine a Madrid", cuenta Mirotic, que en seguida rebotea alto: "En los papeles pone que mido 2,06, pero ya estoy por 2,08; los médicos dicen que podré llegar a 2,13". Desde esa altura mira este chaval a sus rivales esta temporada, en la que ha debutado como júnior. "Vamos líderes en Madrid, pero espero que seamos campeones de España".

Dice Mirotic que en su cabeza tiene dos objetivos. Uno, emular a su ídolo, Nowitzki, el gran alemán de la NBA: "Me gustaría parecerme a él". El segundo reto es acabar jugando en el primer equipo del Madrid: "Sé que me queda mucho por aprender, pero espero conseguirlo, como lo ha hecho Ricky Rubio en el DKV Joventut. De momento, me contentaría con llegar al segundo equipo y tener alguna oportunidad con los grandes". Para lograrlo vive en una residencia alejado de sus padres, que van y vienen.

Los números de Mirotic en Hospitalet fueron de órdago. Ante el Zeleznik, por ejemplo, logró 26 puntos y 17 rebotes. Pero él dice que le gusta hacer de todo: tapones, asistencias y hasta triples. "¡Eh, que en ese partido hice 3 de 3!", pide que pongamos. Puesto está.