Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

El Madrid aguanta el pulso en la Euroliga

Euroliga | Real Madrid 73 - Olympiakos 66

El Madrid aguanta el pulso en la Euroliga

El Madrid aguanta el pulso en la Euroliga

El Madrid, liderado por un inspirado Mumbrú, mostró una leve mejoría respecto a anteriores encuentros.

La inspiración de Alex Mumbrú, una ligera mejoría colectiva y las facilidades dadas por un Olympiakos desfigurado sacaron al Real Madrid de la dinámica perdedora en la que se había sumergido con una victoria que le permite mantenerse a flote en la Euroliga.

La espectacular salida de Mumbrú lanzó a los blancos en una noche de grandes exigencias y altas responsabilidades. El catalán ignoró la presión y aportó una enorme dosis de tranquilidad en el momento más oportuno.

El alero plantó cara a los fantasmas que amenazaban al Madrid y creó el caos entre las filas atenienses cuando todavía había espectadores buscando su asiento. El internacional español recibió al Olympiakos con seis puntos en cuatro minutos. Su defensor, Giorgos Giannuzakos, lo pagó con el banco.

Pero Mumbrú estaba en racha y acogió al recambio griego, Nenad Markovic, con un triple en la cara. A dos minutos para el final del primer cuarto la cuenta del madridista recogía ya catorce puntos que, gracias a la impagable colaboración de Lucio Angulo -nueve tantos en el tramo inicial-, elevaron la diferencia sobre los atenienses hasta un inesperado 27-10.

El Olympiakos acusó el golpe. Aunque Mumbrú salió del quinteto que inició el segundo corte, la precipitada rueda de cambios de Lefteris Subotic y la confianza que la marcha del juego había generado entre los blancos siguieron engordando la brecha abierta en el marcador, fijada en veintidós puntos después de un triple de Alberto Herreros (40-18 m.15).

Oportunidad para Mena

Mientras los griegos buscaban soluciones debajo de las piedras y dejaban que el internacional alemán Eyinmisan Nikagbatse controlase los ataques, el Madrid entregaba la batuta a Raúl Mena para dar descanso al cuestionado Michael Hawkins, un dato con especial relevancia por las complicaciones locales en la dirección.

La suficiencia mostrada por los blancos hasta ese momento les permitió sobrevivir al apagón anotador que les acompañó del minuto quince al veinte. Ni una sola canasta en todo ese tiempo y, aún así, el Olympiakos enfiló el vestuario con una pesada losa encima (40-27).

Sin embargo, la solidez y el equilibrio no se conquistan en un día. Ni siquiera la endeblez de un Olympiakos muy venido a menos pudo disimularlo. Los griegos resucitaron de la mano de Christos Harisis con un parcial demoledor. La sequía madridista continuaba mediado el tercer cuarto. Cuando Derrick Alston la rompió -diez minutos después-, el 0-18 conseguido por los chicos de El Pireo había cambiado la decoración de arriba a abajo (42-36). Era un momento crucial y el Madrid encontró a Alston.

El estadounidense resolvió un par de ataques vitales para cortar el acercamiento de los griegos y evitar el desmoronamiento psicológico de su equipo, que volvió a distanciarse para afrontar el último cuarto sin excesivos aprietos (53-42) y anotarse un triunfo que le permite mantenerse a flote en Europa.

LA FICHA:

Real Madrid (29+11+13+20): Hawkins (3), Mumbrú (21), Angulo (13), Alston (14), Tarlac (4) -cinco inicial-, Herreros (12), Reyes (4), Digbeu (-), Mena (2) y Hernández-Sonseca (-).

Olympiakos (13+14+15+24): Harisis (13), Evans (7), Giannuzakos (2), Johnson (10), De Miguel (13) -cinco inicial-, Markovic (11), Morales (2), Buduris (2), Tomic (-), Printezis (-) y Nikagbatse (6).

Árbitros: Rems (SLO), Belosevic (YUG) y Maestre (FRA). Excluyeron por personales a Harisis (m.40), Evans (m.40).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la sexta jornada de la primera fase de la Euroliga 2002-2003 disputado en el Pabellón Raimundo Saporta ante unos 4.500 espectadores.